Treveris, la ciudad más antigua de Alemania

  • Alemania


Treveris, Trier en alemán, Trèves en francés, tiene el honor de ser considerada la ciudad más antigua de Alemania.
La llamaron la “segunda Roma”, por la importancia que llegó a tener durante el Bajo Imperio.
Sus restos romanos, la Catedral de San Pedro y la Iglesia de Nuestra Señora fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1986.

Situada a orillas del río Mosela en la región de Renania-Palatinado, cuna de Karl Marx y San Ambrosio, con sus más de 100.000 habitantes, es una ciudad viva, dinámica y festiva que, prácticamente cada mes del año tiene fiestas y espectáculos para ofrecernos.

La Porta Nigra, que daba entrada a la ciudad romanaFue el emperador romano Augusto quién, en el año 16 AC fundaría la “Augusta Treverorum”. Sus más de 2000 años de historia están magnificamente reflejados en la infinidad de monumentos que conserva.

Del tiempo de los romanos nos han dejado, entre otros, la Porta Nigra, el Aula Palatina (más conocida actualmente como Basílica Imperial), las termas imperiales, las termas del foro, las termas de Santa Bárbara, el anfiteatro y el puente romano, sobre el río Mosela.
A partir del siglo II, por su privilegiada posición, se convirtió en un importante centro comercial y a finales del siglo siguiente se convertiría en una de las cuatro ciudades que formaron la “Tetrarquía”

La ciudad conserva bellos edificios de todas las épocas.

En ella fijó su corte el emperador Constantino I, tras su coronación, el cual es famoso por la refundación que hizo de Bizancio, y por la celebración del Primer Concilio de Nicea, en el año 325, con el cual se otorgaba el reconocimiento de la religión cristiana por parte del imperio romano.
Precisamente, en el interior de su catedral, está la capilla del Mantón Sagrado, que llevaba Jesús cuando transportaba la cruz, que dicen que fue traido por Santa Elena, la madre de Constantino.

La Porta Nigra, que daba entrada a la ciudad romana
Posteriormente, tras la caida del Imperio Romano de Occidente, Tréveris se convertiría en uno de los principales centros religiosos y laicos de Europa, y su arzobispo sería uno de los príncipes electores del Sacro-Imperio Romano Germánico.

La fiesta del vino, Weinefest, del Mosela

Entre los siglos XVII y XIX, cambiaría a menudo de manos, empezando por los españoles que la conquistaron en 1634, durante la guerra de los 30 años, posteriormente franceses, prusianos, otra vez franceses y así sucesivamente, hasta que en el 1814 sería, definitivamente, tomada por las tropas prusianas.

La ciudad nos ofrece unos alrededores de ensueño, con su río, el Mosela, por el que navegan hermosos veleros de recreo, blancos vapores turísticos o románticos botes de remos, las pendientes laderas cubiertas de viñedos, o sus enormes y empinadas rocas de piedra arenisca, en la parte norte, y la gran llanura que se extiende entre los tres.

Pero Tréveris no es solo monumentos o paisajes, la calidad humana de sus habitantes, su cordialidad y amabilidad, su carácter festivo, la convierten en una de las ciudades más acogedoras del continente.

La fiesta del vino, Weinefest, del MoselaEn enero ya comienzan los eventos y nos encontraremos con el Forum del vino del Mosela (Weinforum Mosel). En febrero empiezan las celebraciones, con su carnaval que, después de los de Colonia y Düsseldorf, es de los más populares. En marzo continuan con los espectáculos musicales del “Arena Trier” y en abril el Festival del Vino y del Gourmet y el festival de rock “Heilig-Rock-Tage”.

El espectáculo Pan y Circo, en el anfiteatro romano

En mayo la “Fiesta Popular de Europa”, la noche de los museos abiertos (la ciudad cuenta con muchos para visitar) y La Fiesta Sorpresa de Música Folklórica, “Überraschungsfest der Volksmusik”.

En junio ya empiezan las fiestas, eventos y celebraciones veraniegas, con los Encuentros Especiales del Verano, “Sommertreff Specials”, que duran hasta final de agosto, el Festival Musical del Mosela, “Mosel Musikfestival”, que dura desde el 1 de junio hasta final de septiembre y su marco es una antigua sala de baños públicos que se convirtió en teatro con capacidad para 650 personas, la Feria de San Pedro y San Pablo y la Carrera Internacional de la Ciudad de Tréveris, “Internationaler Trierer Stadtlauf”, que este año ha celebrado su 26ª edición. También en junio y julio se celebre el Festival de la Antigüedad, en las termas imperiales romanas, con funciones de ópera y teatro que, en semejante marco, y con especial incidencia en temas de la mitología antigua, los convierten en eventos excpecionales.

Vista panorámica de la Plaza del Mercado de Treveris

Julio y agosto se convierten en un espectáculo total, por todos los rincones de la ciuad, con especial incidencia en las fiestas del vino del Mosela, uno de los más preciados y característicos de Alemania y que tiene en Tréveris su principal productora, se convierte en un motivo para celebrar, solo en agosto, tres fiestas, aunque ya en julio se ha celebrado la primera Fiesta del Mosela, con mercado artesanal incluido.

También en julio y agosto se celebra el “Jazz im Brunnhof”, durante el cual, todos los jueves se presenta un nuevo espectáculo del mundo del jazz al aire libre, en un patio interior no muy lejos de la Porta Nigra, en el llamado “Kulturbüro”.

También es en agosto que, en el marco incomparable de las arenas romanas, se celebra el espectáculo llamado “Pan y Circo”, en alemán “Brot & Spiele”, donde nos sentiremos trasladados a la magia del circo romano y del tiempo de los gladiadores.

En septiembre se celebra el llamado “Festival de los Campesinos”, “Bauernmarkt”, en la plaza de la Porta Nigra, así como el “Stadt-Land-Fluss”, una feria conmemorativa de las leyendas de la ciudad, la región y el río. Ya en octubre el “Festival de las Tabernas” y, posteriormente, la Feria de Todos los Santos, “Allerheiligenmessen”, que tiene lugar entre el 31 de octubre y el 8 de noviembre.

Finalmente, empezando a finales de noviembre y hasta vísperas de la Navidad, se celebre un muy tradicional y famoso “Mercado Navideño”, el “Trierer Weihnachtsmarkt”, que este año celebrará su 30ª edición.
El día de fin de año en Tréveris es más especial, aun si cabe, que en el resto de Alemania y celebran una muy especial “Silvesterlauf”, noche de San Sivlestre.

Por último, en relación a las celebraciones y actividades, al tratarse de una ciudad estudiantil por excelencia, cuentan, durante todo el curso, con un centro cultural exclusivo para estudiantes, al que acuden de todos los países y regiones, el “Tuchfabrik”, al que los estudiantes lo llaman, en abreviado y cariñosamente, “Tufa”, que centra sus actividades en la realización de cursos y talleres, café nocturno y taberna, así como un programa variado con música en vivo, teatro alternativo y comedia.

Como se puede ver, Tréveris, es una de esas ciudades donde se puede ir en cualquier época del año, con cualquier excusa, y pasártelo en grande, no solo por su oferta histórico-cultural, sino también por una gran variedad de oferta lúdica, sin haber hablado aun de su oferta gastronómica, que no solo del extraordinario vino de Mosela vive la ciudad.