Bariloche la entrada a la Patagonia0

Bariloche: la entrada a la Patagonia

  • Argentina

El nombre de la ciudad, San Carlos de Bariloche, fundada en 1902, proviene de la mezcla del nombre del paso cordillerano Vuriloche, un vocablo mapuche, y del comerciante alemán que construyo la primera casa del pueblo, Don Carlos Wiederhold.

El pionero explorador argentino, el Perito Moreno, decribió a la región que “…contiene la reunión más interesante de bellezas naturales que he observado en Patagonia…”. Y hay que darle la razón. La majestuosidad de las nieves eternas de las montañas se conjugan con el azul intenso del Lago Nahuel Huapi, rodeado de bosques nativos protegidos por los Parques Nacionales, que en esta zona se unen uno tras otro.

Bariloche tiene un gran clima, con variaciones entre estaciones muy pronunciadas, lo que transforma a una ciudad blanca y fría producto de la nieve en invierno a una ciudad colorida por los colores de las flores y la frondosa vegetación en verano.

Las bellezas naturales se cuentan por doquier, y al ser la ciudad más grande de la Patagonia andina, es punto de partida para otros lugares. Las montañas que la rodean tienen grandes opciones de entretenimiento, desde centros de esquí a deportes extremos. El Lago Nahuel Huapi es puerta de entrada a distintas islas y lugares perdidos en la montaña a los que la única forma de llegar es a través de botes.

La ciudad tiene una gran infraestructura turística que la transforma en uno de los destinos más visitados de la Argentina.

En Bariloche, se encuentran las mejores pistas de esquí de Sudamérica, las del Cerro Catedral y el Cerro Otto, para mi esto es lo mejor de la ciudad. Ademas, la riqueza natural de Bariloche es increible. Sus bosques, la presencia del Nahuel Huapi, sus impresionantes montañas y sus generosos ríos son perfectos para hacer un viaje a Bariloche .