Caminito, República de La Boca

  • Argentina

Lo primero que le viene a la mente a la gente cuando le nombran la ciudad de Buenos Aires es el tango. Y en el tango, la zona que diagrama mejor el espíritu de ese baile es la calle Caminito.

A la vera del Riachuelo y en cercanías del Puente Histórico que lo cruza, nace Caminito, una calle donde los vivos colores de los antiguos conventillos con paredes de chapa y las numerosas pinturas y esculturas se mezclan con los artistas que bailan o cantan algún “2×4″, como se lo llama cariñosamente al Tango en Buenos Aires.

El nombre Caminito, como no podía ser de otra manera, se lo debe a un famoso tango del año 1926 de Gabino Coria Peñalosa y Juan de Dios Filiberto. Fue bautizado así por el famoso pintor boquense Benito Quinquela Martín, quien en la década de 1950 llamó así a esta calle de tan solo 100 metros.

Su trazado sinuoso se debe a que sigue el cauce de un arroyo que fluyó hasta principios del siglo XX. Sus adoquines y sus casas coloridas guardan miles de historias de esforzados inmigrantes que llegaron a principios del siglo pasado a la zona. ¿Por qué tantos colores en las casas? La historia dice que los antiguos inmigrantes genoveses de la zona eran tan pobres, que pintaban sus casas de chapa con pinturas sobrantes de los astilleros que había en la zona.

Hoy en día, Caminito es sinónimo del barrio de la Boca, o, como les gusta decir a sus habitantes, la Repùblica de la Boca.