La Trochita un viaje al pasado en tren0

La Trochita: un viaje al pasado en tren

  • Argentina

Sin lugar a dudas, la Patagonia Argentina esconde un sinfin de misterios y paisajes fantásticos. Pero no queda solo en ello, sino que a eso se le agrega historias de los antiguos pioneros que se asentaron en esa región inhospita cercana a la Cordillera de los Andes.

Y la historia queda en evidencia en un paseo en el Viejo Expreso Patagónico, llamado también con gran afecto La Trochita. Este viejo ramal ferroviario expresa el esfuerzo de superación de esos pioneros. Esta locomotora a vapor -en realidad son cuatro-, junto a sus viejas estaciones, son museos vivientes de cuando los viajes no eran tan placenteros como ahora.

El nombre La Trochita proviene de ser el único ramal de trocha económica -de 0,75 metros entre los rieles- que aún funciona en el mundo. En un principio, la longitud del trayecto era nada menos que 402 km, y pasaba por una región de estepas y desiertos hasta llegar a la Cordillera Boscosa, a la localidad de Esquel. Las legendarias locomotoras a vapor datan de 1922, y son consideradas piezas únicas. Ah, aún se encuentran en uso, trasformándose en uno de los símbolos de la Patagonia Argentina.

El tren recorre -en su trayecto turístico de cerca de 25km- el deslumbrante paisaje de la cordillera patagónica. Una vez al año, para la celebración de la fiesta anual, recorre el trayecto completo, donde las sorpresas están a la vuelta de cada una de sus más de 600 curvas y paraderos, en los cuales el Tren se detiene obligadamente para abastecerse de agua. Sin duda, un recuerdo de los más de 60 años que tiene el ramal.

Para los que hemos tenido la posibilidad de andar en ella, con sus vagones super angostos y sus estufas a leña dentro de ellos, la experiencia es inolvidable. Andar en La Trochita, viendo el humo que sale de la locomotora, es francamente un viaje a un pasado en un patrimonio histórico.