Barcelona de noche I El último café del día0

Barcelona de noche (I): El último café del día

  • Barcelona

Tomar el primer café de la noche es casi un ritoBarcelona es una de las ciudades europeas que más vida tiene por la noche. La vida nocturna en la ciudad no se acaba hasta que amanece.
Son muchas las actividades que se pueden llevar a cabo, pero casi todas empiezan con “el último café del día”.
Tomar un café, en Barcelona, antes de iniciar la noche, es casi un rito. Por ello hay lugares especiales donde, tomar ese café, se convierte en algo más, en algo único, algo inolvidable.

El Café del Bosc de les FadesAunque son bastantes los lugares donde se puede tomar ese café especial, hay algunos que, por su ambiente o por su decoración, dejan una huella imborrable.
Tomar el primer café de la noche es casi un rito
El Café del Bosc de les Fades
Podríamos hablar, por ejemplo, del “Café del bosc de les fades” (Café del bosque de las hadas). Escondido en un pequeño pasaje, llamado Pasatge de la Banca, al lado del Museo de Cera, junto a las Ramblas, cuando entras pasas a formar parte de un auténtico mundo de hadas. Accedes a un auténtico entorno mágico, de fantasía, de cuento.
Árboles parlantes, enanitos, sirenas, hadas, cascadas, puentes y mucha vegetación selvática, todo ello acompañado de una banda sonora que imita los ruidos de la noche, como el canto de un búho o de los grillos.
Aparte de amplios espacios divididos en distintos ambientes, ofrece pequeños rincones que invitan ala intimidad, ideales para parejas que quieren pasar desapercibidas.
Laie Café LlibreriaPara disfrutar de un ambiente intelectual nada como el “Laie café Llibreria”.
Situado en el número 85 de la calle Pau Clarís, el local está dividido en tres ambientes bien diferenciados. Por un lado tiene un restaurante con una amplia cocina mediterránea, con un ligero guiño a la cocina oriental.
Por otro lado tiene un precioso ambiente destinado a cafetería, decorado en madera y bonitos cuadros, con una amplia gama de consumiciones, cafés, cervezas, vinos y copas, acompañado de una librería donde se pueden consultar los libros, antes de comprarlos.
Laie Café Llibreria
Els Quatre GatsQue se puede decir de “Els quatre gats” (Los cuatro gatos), donde se reunían intelectuales y artistas de la talla de Picasso o Ramón Casas. El nombre ya lo dice todo, pues proviene de una revista que fundaron un grupo de intelectuales modernistas para dar a conocer sus ideas.
Su ambiente modernista se complementa con mobiliario de la época, pósters y fotografías, además de mantener, prácticamente intacta, su arquitectura original.
Lo encontraremos cerca de la Plaça de Catalunya, en la calle Montsió número 3.
Els Quatre Gats
Siguiendo con los locales para viajar en el tiempo, no podemos olvidarnos del “Café del Teatre”, en plena Ramblas, justo frente al Teatro del Liceo.
Entrar en él significa trasladarse, automáticamente, al siglo XIX, con toda su decoración, su ambiente, los camareros, los cuadros.
El Café del TeatreDistribuido en dos plantas, en la superior encontraremos cómodos sofás donde pasar un rato tranquilo.
Algunos de los clientes habituales son particularmente especiales, lo que termina de darle esa idiosincrasia tan particular, pero el ambiente es totalmente abierto y es fácil entablar, aún sin proponértelo, una conversación con los ocupantes de la mesa de al lado.
El Café del Teatre
Para los amantes del arte nada como tomarse ese café en Schilling, un antiguo restaurante transformado en una cafetería y sala de exposiciones de enormes fotografías y pinturas, repartidas en su interior y en los dos enormes escaparates que dan a la calle.
El local se halla en la calle Ferrán número 23, que es la calle que va de las Ramblas a la Plaça Sant Jaume, donde se ubican el Ayuntamiento de Barcelona y el Palau de la Generalitat.
Aunque el tipo de clientela habitual es de todo tipo y de todas las clases, hay gente que lo tiene catalogado como “local de ambiente”, debido a la gran afluencia de gays que lo frecuenta.
SchillingEs uno de los cafés de moda para la gente VIP que no tiene inconveniente en pagar un poco más por disfrutar del placer de tomar un buen café, en un buen ambiente.
Schilling
Para los amantes del dulce, no hay nada como tomar un café acompañado de auténticos y exquisitos manjares de dioses en “Escribà”.
Situado en la esquina del número 83 de la Rambla de las Flores (actualmente Floristes de les Rambles), justo en el edificio modernista construido en el año 1902 por el arquitecto Antoni Ros i Güell, que ha sido catalogado como monumento nacional.
La “Antiga Casa Figueras”, como se llama el edificio, tenía en su orígen una farmacia en el local que posteriormente se transformaría en una fábrica de pastas.
A partir de 1986, la familia Escribà decidió transformarlo en el sitio ideal donde dar a conocer sus famosos chocolates, pasteles, tartas y surtido de bollería.
Finalmente, en el 1994 inauguraron el café interior y su terraza que permiten deleitarse, sin salir del local, de sus exquisiteces. Imagínate acompañar el café con un delicioso biscotte de trufa, o un “Pastel de las Ramblas”, con naranja y trufa y bañado en chocolate, o con la tarta de albaricoque o la tarta tropical de frutas, o …
Hay más, muchos más, es imposible enumerarlos a todos, y más en una entrada de blog, por ello iremos dando más ideas en otras entradas, pero, de momento, con estos ya sabremos por donde empezar.
Casa Escribà
Casa Escribà