Laberinto de Horta0

Laberinto de Horta

  • Barcelona

Irradia belleza por los cuatro costados. De esta manera podemos definir a una de las joyas arquitectónicas y paisajísticas más importantes de la ciudad: el parque del Laberinto de Horta. Tiene el mérito de acoger al jardín más antiguo que se conserva en la ciudad y ser un exponente de jardín neoclásico del siglo XVIII con un toque de fisonomía italiana. Su nombre se debe a un pequeño, pero atractivo laberinto de cipreses recortados que se encuentra en la parte baja del recinto. Puedes entrar y perderte en él, aunque no te costará mucho encontrar la salida.

Ubicado en el barrio de Horta, en las altura de Barcelona, sus jardines, su estructura y su arquitectura lo convierten en un lugar bello en el que perderse y conocer la historia de la ciudad. Además del famoso laberinto, el parque contiene otras pequeñas delicias para la vista, la reflexión o el descanso.

Destaca el llamado Jardín de los Bojes, que muestra el arte topiario (que forma figuras); el Doméstico, que contiene una plantación de camelias; el de los Musgos; el Pequeño Laberinto; o el Romántico, que cierra significativamente su recinto con un falso cementerio. Su arquitectura nos recuerda mucho al antiguo arte renacentista italiano con figuras y otros motivos decorativos.

El parque ocupa los terrenos de una finca del marqués de Llupià, de Poal y de Alfarràs, un hombre muy ilustre que encargó la obra al italiano Domenico Bagutti, que trabajó allí hasta 1808, y en 1971 se inauguró como parque público. En 1994 se realizó una amplia restauración que transformó su concepción en la categoría de jardín museo.

El Parque del Laberinto está distribuido en tres niveles, uno con zona de agua para el riego, una zona intermedia con cúpulas sostenidas por columnas toscanas, y el inferior, donde se halla el pequeño laberinto.