Parque Güell la joya del modernismo0

Parque Güell: la joya del modernismo

  • Barcelona

El Parque Güell atrae a visitantes y ciudadanos porque en ellos se encuentra una de las magníficas representaciones de la obra modernista que nos dejó el arquitecto pionero de esta tendencia: Antoni Gaudí. Sus formas geométricas se unen con los elementos de la naturaleza y todo parece estar proyectado para vivir en un sueño, pero estando despiertos. Hoy en día es el parque más singular y más visitado de la Ciudad Condal.

Su importancia es tal que fue reconocido en el año 1969, cuando fue declarado monumento histórico y artístico de d’interés nacional y en 1984 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Hay muchos elementos que hacen de este parque una joya arquitectónica, admirada en todo el mundo. Empezando por la real escalinada de la entrada, donde encontramos una pieza famosa: un dragón de cerámica de colores. Por su parte, la sala hipóstila destaca por sus impresionantes 86 columnes de estilo dórico.

La plaza que encontramos en el centro del parque contiene asientos mosaicos de diversos colores con impresionantes vistas a la ciudad, pues el parque se encuentra ubicado en el barrio de Horta-Guinardó al norte de Barcelona.

El Parque Güell también alberga la casa donde vivió cierto tiempo el arquitecto. En 1963 la Asociación Amigos de Gaudí la compró y reformó para convertirla en museo. Es interante que, además, de contemplar la belleza de las formas oníricas que plasmó el arquitecto, podemos pasear por los distintos senderos, hacer deporte y descubrir la vegetación del lugar, abundada por palmeras. Hay zonas destinadas para los más pequeños, con áreas de juego.