Una magnífica visita al Salón de Tinell0

Una magnífica visita al Salón de Tinell

  • Barcelona

Existen muchas edificaciones que podríamos estar descubriendo en un sencillo caminar por algunas de las calles del casco antiguo en Barcelona, experiencia que va a ser inmensamente grata ya que en ese mismo instante, podríamos ingresar para tratar de conocer algo más de dicha edificación ubicada en la emblemática y conocida plaza del Rei quizás nos encontremos con el Salón de Tinell. Disfruta de estos vuelos baratos a Barcelona para llegar hasta este maravilloso lugar.
El Salón de Tinell es considerado como un magnífico monumento, mismo que ha sido producto de una gran cantidad de transformaciones en su edificación original, cuya historia había contemplado incluso desde los inicios del siglo XI. En esta época se habría construido al Palau Reial major, edificación que serviría posteriormente como una morada para los condes de Barcelona así como también, para los monarcas de la Corona de Aragón. Más cambios se harían presentes posteriormente, ya que para el siglo XII fue Ramón Berenguer IV quien habría ordenado la construcción de otro edificio que quede frente a la calle de Els Comtes.
Este último edificio que hemos mencionado ser utilizado posteriormente como un tribunal de la Santa Inquisición; para el siglo XIII la explicación fue ampliada por parte de Jaume I, algo que no habría quedado allí ya que posteriormente Jaume II junto a Alfons el Benigne logró realizar más transformaciones al palacio, esto ya para el siglo XIV. Hay quien considera que una gran cantidad de cambios vinieron de la mano de Pere el Cerimonios, quien prácticamente fue el que ordenó la construcción de este Salón de Tinell.

Tal y como podemos admirar, la historia que originó la construcción y creación del Salón de Tinell llegar a ser una de las más largas; y en el interior podemos admirar la presencia de una sala con planta rectangular, misma que dispone grandes dimensiones y en donde también existe seis arcos diafragmáticos de medio punto. Las obras realizadas en esta sala contaron con la participación de Guillem Carbonell y de Jaume Desfeu, este último encargado de la decoración misma de la sala. Se dice que en este lugar estuvo presente Cristóbal Colón en el año de 1493 luego de haber regresado en su primer viaje de América en América.