Templo Jokhang

  • China

 El templo Jokhang  es el centro espiritual del Tibet y el destino más sagrado para todos los peregrinos Budistas tibetanos. Fue construido por artesanos del Tibet, China y Nepal y de ahí vienen los distintos estilos arquitectónicos. Jokhang quiere decir  “la Cámara de Buda”.
Al entrar al  vestíbulo se observa el objeto más antiguo  y preciado  de Jokhang, una estatua de tamaño natural de Sakyamuni  a los 12 años de edad. Esta estatua fue  llevada al Tibet por la  princesa  Wen Cheng  hace  700 DC, es una estatua dorada adornada con muchas joyas. Los peregrinos se han postrado delante de esta estatua por siglos. Es la estatua sagrada de los tibetanos.
En las afueras de Jokhang  existe un viejo sauce marchito  que se cree fue plantado por la Princesa  Wen Cheng.  A pocos metros de el existe una gran piedra de 3 metros  que esta tallada con unas inscripciones que registran  la alianza entre el Rey del Tibet y el Emperador de China en el  823 dC.

Desde la parte alta del  Jokhang se tiene una esplendida vista del Barkhor  y del palacio la Potala. Los techos son de  oro  con excelentes dibujos  aves, bestias, campanas y otras figuras intrincadas.
 Según el  Año Nuevo Tibetano, que cae  entre enero y marzo, según el Calendario Tibetano, el Jokhang patrocina la Gran Oración  del Festival.  El primer festival fue celebrado en 1409 bajo el liderazgo de Tsong Khapa, y se ha mantenido tradicionalmente  cada año  desde el tiempo del quinto Dalai Lama. Durante los festivales, miles de monjes vienen a realizar actividades religiosas adentro y cerca al Jokhang, y en realidad es una celebración a lo largo de toda la región de  Lhasa.