Cuba La Isla del Sabor0

Cuba, La Isla del Sabor

  • Cuba

Con su peculiar geografía y belleza sin igual, el cubano es un tipo por lo general muy bullanguero, sociable y gritón, bastante desinhibidos, gesticuladores y extrovertidos. Caminar por el barrio habanero es descubrir que el cubano vive con las puertas y ventanas abiertas conversando de balcón a balcón, metiendo conversación con cuanta persona se cruce, muy alegre y sincero.

El béisbol es el deporte nacional de Cuba y lo juegan por las calles desde chicos, los aficionados se arremolinan en el Parque Central de la Habana Vieja a cualquier hora  a animar partida.

En las “esquinas calientes” se respira el derroche de la “cubanía” . Los gritos desaforados se cruzan con otros gritos y ruidos de autos en la ciudad, gesticulando y señalando al interlocutor en discusiones extensas o charlas animadas que se muestran peculiares para los turistas extranjeros. Los cubanos tienen su propia sabiduría sin necesidad de cultivarla con lecturas, todo lo saben…no necesitan viajar, lo han visto todo.

El cubano típico adora la calle y los espacios públicos, parte de su idiosincrasia es el llamado “Síndrome de la letra Y”, muchos nombres empiezan con esta letra como Yusibel, Yasniel, Yasnay…y también encontramos singulares combinaciones como Vladimir González, Alexei Martínez, además de Tatianas y Katiuskas, estas combinaciones y cambios se deben mayoritariamente a los matrimonios ruso-cubanos que se han dado en los largos años de intercambios universitarios de los años setenta. Formándose familias de fuerte influencia extranjera.

El cubano es sensual como buen creador del “bolero”, muy romántico y muy llevado a compartir con la familia los buenos o malos momentos, de fuertes lazos arraigados en familia.