Ranchuelo un lugar para la devoción0

Ranchuelo, un lugar para la devoción

  • Cuba

De población muy católica y devota, los ranchueleros celebran su día cada 31 de agosto, un día después del de la patrona de la ciudad, Santa Rosa de Lima, a la que le tienen una iglesia  con campanario y remates de estilo neogótico, situada en el Paseo de Abreu e inaugurada en 1926. Un evento digno de visitar por los turistas que aprovechan los vuelos a La Habana económicos para disfrutar de unas vacaciones en Cuba.
Pero además de esta, en Ranchuelo también predominan otros espacios para la devoción, tanto católica como de otras religiones. Así, se destaca la capilla del Santo Niño Jesús de Praga, el convento de las Hermanas del Amor de Dios, una iglesia Bautista, una iglesia Adventista del Séptimo Día, una Pentecostal, casas de culto de los Testigos de Jehová y manifestaciones de la religion afrocubana y el espiritismo kardeciano (seguidores de las doctrinas de Allan Kardec) y el espiritismo cruzado (mezclado con la santería).
Ranchuelo, perteneciente a la provincia de Villa Clara, está ubicado en la región central cubana. Su economía está basada fundamentalmente en la producción azucarera y otras agrícolas menores, la manufactura del tabaco y la producción de calzado.

Contaba, antes de 1959, con numerosos lugares de esparcimiento y entretenimiento como el majestuoso Club Atlético, edificado en la Carretera Central, que permitía que los jóvenes desarrollaran aptitudes deportivas en baloncesto, volleyball, tennis y otros deportes. Este lugar, con su impresionante escalera acristalada, acogió también reuniones sociales a las que las altas personalidades del país solían asistir. El Club de Recreo de Santa María era otra de sus modernas instalaciones, con piscina y otras comodidades para los trabajadores del ingenio del mismo nombre y para asociados de otra índole. Tenía, además, un Liceo, un cine (actualmente el Cine “Prado”), un teatro (desaparecido), ingenios, fábricas de calzado, y numerosísimos comercios entre los que figuraban “La Ceiba”, “La Glorieta” y otros tantos que hicieron florecer la ciudad.
Ranchuelo fue fundado por Don Dionisio de Consuegra el 1 de octubre de 1734, en el lugar conocido por Bocas de Ranchuelo. En un inicio no pasó de ser más que un caserío de guano. Pero su prosperidad llegó luego de que Don Diego González Abreu y Jiménez comprara en 1856 una caballería y sesenta cordeles de terreno y los repartiera en solares, realizando también el trazado de sus calles.
Su flora es rica, sobre todo en ceibas, dentro del pueblo existen varios ejemplares enormes con siglos de antigüedad.