El Escriba Sentado

  • Egipto

El escriba sentado conocido también como el Escriba sentado de Louvre es uno de los monumento mejor conservados y mas representativo de la cultura Egipcia. Su creación corresponde a los años 2480- 2350 a.C, época en la que ya no se construían las grandes pirámides, los artesanos se ocupan cada vez mas de otros campos y centran su atención en la representación de actividades de la vida diaria, la arquitectura toma una posición mas compleja que se refleja en las tumbas y en los templos que construyen

El Escriba en la antigüedad era el personaje central por excelencia que se encargaba de las actividades mas relacionadas con la cultura. Ellos eran personajes con un conocimiento profundo en varios campos, expertos en escritura jeroglífica, conocían de cálculo matemático, evaluaban los impuestos supervisaban y aseguraban los trabajos de construcción, e incluso eran quienes interpretaban la ley, trabajos éstos por los que recibía una remuneración. Aunque solían ser personajes extraídos de clases bajas, se distinguían por ser inteligentes y educados sus útiles de trabajo se resumen en: una paleta con huecos para las tintas, un jarrón de agua, un cálamo de papiro.

Ésta estatua fue encontrada al occidente de Nilo en la necrópolis de Saggara, frente a la antigua Ciudad de Menfis, por lo que se cree que representaba un importante funcionario de la administración. Estaba ubicada en la capilla de culto de una tumba, la estatua hacia parte de las ceremonias y recibía las ofrendas para el difunto. El artista creador la realizó en actitud de trabajo como escriba.