El misterio de la Esfinge0

El misterio de la Esfinge

  • Egipto

Muchos turistas pueden hacer realidad el sueño de poder ver a la Gran Esfinge en manera más personal, teniendo una gran impresión que supera a todo lo que hayan visto en documentales o programas de televisión.

Y es que la magestuosidad con la que se muestra la Gran Esfinge deja perplejos a todo visitante y turista, lo cual supera en gran medida a la impresión que muchos turistas tienen al apreciar en primera instancia a la gran Pirámide de Keops. Es uno de esos monumentos que no basta con ver en una guía de Egipto, hay que estar allí.

Es que ésta gran figura de león con rostro humano tiene su gran misterio, mismo que ha tratado de ser descubierto a lo largo de la historia egipcia por todos y cada uno de los conocedores de su cultura. Así, una de las primeras identificaciones que se le dió a la Gran Esfinge fué que su rostro perteneció al Faraón Kefren, esto con el objetivo de servir como un gran guardía de su tumba en la Pirámide de Kefren.

Es así que la Gran Esfinge, con sus 73 metros de altura fué considerada como el “Padre del terror” según las interpretaciones dadas en un inicio al nombre que se le atribuyó a la Gran Esfinge; también se le dió el nombre de “Horus está al horizonte”, todas y cada una de estas interpretaciones eran dadas para salvagardar la tumba del Faraón que ordenó su construcción.

Aunque por mucho tiempo pasó enterrada sobre la arena egipcia, fué desentarrada gracias a un sueño que tuvo Tutmosis IV, a quien le ordenó el dios Harmakis que lo hiciera para que cumpla con su función.