Gebel el-Silsila, la ciudad de arenisca

  • Egipto

Gebel el-Silsila ofrece un espectáculo único en las riberas del río Nilo, donde éstas se estrechan formando acantilados. La ciudad está situada 65 kilómetros al norte de Asuán y 152 al sur de Luxor, donde las riberas del río Nilo se estrechan, en forma de acantilados. Era conocido en el Antiguo Egipto como Jeny, que significa “lugar de remar”.

Este lugar de belleza su única por los paisajes que ofrece y atractivo para los amantes de la aventuras, fue célebre por sus canteras de piedra arenisca, que, debido a su gran calidad, fueron explotadas desde la décimo octava dinastía hasta la época Greco-romana. Con roca arenisca de Gebel el-Silsila se construyeron, entre otros, los colosos de Memnón. Uno de esos lugares que hay que visitar durante las vacaciones en Egipto, sobre todo si se consigue algún billete a buen precio gracias a los outlet de viajes.

Entre las características que sobresalen de los acantilados, una de las bellezas que se puede apreciar en esta ciudad, están inscripciones de arenisca a ambos lados del Nilo y un cementerio predinástico en la orilla oriental, lo que permite reconocer su utilización desde los tiempos prehistóricos, aunque apenas hay testimonios del Imperio Antiguo. El lugar ha sido utilizado hasta la actualidad como una cantera, con épocas de máxima utilización en los Imperios Medio y Nuevo.

En el Imperio Medio hubo un cambio tecnológico, y los edificios comenzaron a cubrirse con piedra arenisca; desde la construcción del templo de Filae, esta cantera proveía de material de construcción a todos los templos del Alto Egipto, tanto las tumbas tebanas (a partir de Mentuhotep II) como los templos de Dendera, Karnak (incluidos los edificios de Ajenatón), Luxor, Edfu, Kom Ombo y Esna.

La piedra arenisca es un material emblemático de esta ciudad, en esta cantera es abundante y fácil de extraer. La calidad de este elemento es muy buena, incluso en muros de cuarenta metros de altura ha demostrado su estabilidad.