Una visita por la Estatua de la Libertad en Nueva York

Cuando se habla de la Estatua de la Libertad prácticamente se esta haciendo referencia a un icono muy importante dentro de los Estados Unidos; el mismo se encuentra ubicado en Nueva York, ciudad que también guarda su gran importancia al ser considerada una de las capitales de la economía mundial.

Una visita a los Estados Unidos, con alguna de estas ofertas de viajes, y en especial, al lugar en donde se encuentra esta Estatua de la Libertad representa tener que ir hacia la parte sur de la isla de Manhattan, debiendo ubicarse prácticamente en la desembocadura del río Hudson; esta estatua viene a ser el símbolo que habría obtenido los Estados Unidos en su emancipación contra la opresión.

Pero quizá no conozcas unos cuantos detalles que son muy importantes de esta Estatua de la Libertad, algo que esta vinculado de forma directa a su historia misma. Se dice que este gran monumento habría sido en realidad un obsequio que vino de parte de los franceses hacia los estadounidenses, algo que habría ocurrido en el año de 1886 y en donde se trató de conmemorar al centenario de la Declaración de la Independencia en los Estados Unidos; también se dice que es un signo de amistad entre ambas naciones, elementos que de por sí le ofrecen ya un valor importante a esta Estatua de la Libertad.

Se la llevó a inaugurar en el mismo año y en un 28 de octubre, siendo Grover Cleveland el Presidente estadounidense que presenció tal evento. En cuanto a su escultor, ello le habría pertenecido a Frederic Auguste Bartholdi, aunque todo el entorno que se encuentra hacia la parte interior habría sido una propuesta de Gustave Eiffel.

En cuanto a su aspecto físico, esta Estatua de la Libertad llega a medir 97 m de altura, ello sin tomar en cuenta a los 46 m que también tiene la base en donde se asienta. Los materiales utilizados mayoritariamente son el cobre, aunque gran parte del esqueleto está conformado por acero.

Los expertos arquitectos e ingenieros mencionan que esta magnífica estatua podría llegar a soportar los vientos más fuertes que pudiesen existir en la región; sobre el color verde-gris que se puede admirar, ello al parecer habría sido producto de la oxidación del cobre. Sin duda que una visita hacia este lugar para disfrutar de nuestro turismo será también una de las experiencias más agradables para poder contar a nuestros amigos.