Ópera de Viena0 2

Ópera de Viena

  • Europa

Ópera Estatal de Viena ubicada en Viena, Austria, es una de las más importantes compañías de ópera mundiales. Hasta 1920, se llamó Ópera de la Corte de Viena (k.k. Hofoper). Es el centro neurálgico de la vida musical vienesa y uno de los polos de atracción del mundo musical además de ser uno de los lugares más visitados por los turistas que pasan unas vacaciones en Viena.
El teatro original de la Ópera Estatal (conocido entonces como k. k. Hofoperntheater, Teatro de la Ópera de la Corte Real e Imperial), un edificio neorrenacentista muy criticado por los vieneses cuando se alzó, se construyó entre 1861 y 1869, sobre un proyecto de los arquitectos vieneses Eduard van der Nüll y August Sicard von Sicardsburg. Ambos arquitectos fallecieron antes de ver terminado el edificio (van der Nüll se suicidó y su compañero Sicardsburg murió poco después de un ataque al corazón). En la decoración interior participaron otros renombrados artistas, particularmente el pintor Moritz von Schwind, que pintó los famosos frescos del foyer y la terraza. El teatro fue inaugurado el 25 de mayo de 1869 con la ópera de Mozart Don Giovanni.
Durante la Segunda Guerra Mundial, el 12 de marzo de 1945, el edificio sufrió un bombardeo aéreo y posteriormente un incendio que destruyó totalmente el escenario y la sala de espectadores. Casi todo el decorado y los apoyos para más de 120 óperas con cerca de 150.000 trajes resultaron destruidos. Sólo la fachada principal, la gran escalera y el vestíbulo con los frescos de Schwind se salvaron. La Ópera Estatal se albergó temporalmente en el Theater an der Wien y en la Volksoper.

El teatro reconstruido, con 2.284 plazas (en lugar de las 2.881 originales), se reabrió el 5 de noviembre de 1955, poco despúés de la firma del tratado que reestableció a Austria como estado independiente, con la representación de la ópera de Beethoven Fidelio dirigida por Karl Böhm.
Entre 1991 y 1993 se renovó completamente toda la zona escénica, instalando plataformas hidráulicas de la última tecnología, así como nuevas instalaciones de suministro eléctrico, calefacción, ventilación y protección contra incendios en todo el edificio. Asimismo, se construyó una nueva sala de ensayos de escena, denominada “Sala Carlos Kleiber”. Entre las particularidades del edificio, se puede citar la Orgelsaal (sala del órgano), en la sexta planta, que contiene un gran órgano de 2.500 tubos (el mayor del mundo entre los alojados en teatros de ópera), cuyo sonido se transmite directamente a la sala de espectadores. La misma sala se utiliza en ocasiones para otros efectos acústicos, como el sonido de los yunques en El oro del Rin, de Richard Wagner.1
Durante décadas, desde 1877, el Teatro de la ópera ha sido el lugar de celebración del Baile de la Ópera.