Castillos Salses0

Castillos: Salses

  • Francia

Vista aérea del castillo de Salses
Francia es un paraiso para los amantes de los castillos, pero si hay alguno que merece especial mención es el de Salses, antigua fortaleza que servía para defender la frontera de España con Francia antes de la guerra de los 30 años y la firma del Tratado del Pirineo el 7 de noviembre de 1659, que transfería la comarca catalana del Rosselló a Francia y, con ella, el castillo de Salses.

La historia del castillo se inicia con los Reyes Católicos.Vista parcial del foso y la primera puerta de acceso El rey Fernando manda construir el castillo-fortaleza sobre las ruinas del antiguo castillo medieval, arrasado por los franceses. Para ello encarga el proyecto al arquitecto castellano Francisco Ramírez, el cual se inspiró en los castillos castellanos, dotándolo de todas las modernidades de la época, especialmente para resistir ataques de artillería, con lo que ordenó su contrucción a un nivel inferior al del terreno circundante y realizó toda la construcción en formas redondas para ayudar a repeler los disparos artilleros.
Precisamente debido a su altura por debajo del nivel del mar, para rellanar su foso, habían canalizado el agua desde el contiguo lago de Leucate o de Salses.
Detalle de los arcos interiores que rodean el patio de armas
El período de su construcción fue exageradamente corto, por la época, las obras se iniciaron en 1497 y finalizaron solo 7 años despues, en 1504, eso da una idea de la urgencia real, que para ello no escatimó medios ni recursos.
Una visita guiada por sus instalaciones, actualmente convertidas en museo, no dejan de sorprendernos con detalles que dan cuenta de la imaginación y estrategia militar de los arquitectos militares de la época.
Por ejemplo su sistema defensivo interior estaba dividido en tres líneas de defensa concéntricas. La primera línea exterior la constituían los fosos y las murallas, una segunda línea interior y, finalmente el centro de la fortaleza, donde tenían su residencia los señores del castillo, rodeados de todas las comodidades de la época.
Para traspasar esta última línea, había que pasar un pequeño entramado de escaleras que subían y bajaban en pequeños tramos de escalones más altos de lo normal, con pasadizos estrechos, al final de los cuales estaban las arpilleras que los defendían desde el interior. El motivo de estos pasillos y escaleras era forzar a los posibles atacantes a entrar de uno en uno, lo que los hacía facilmente vulnerables a los disparos desde las arpilleras encallando el paso de los que seguían, pero además, al estar construído en pequeños tramos de escalones muy altos, obligaba también a entrar sin armadura en la parte de las piernas, pues no hubiesen podido doblar las rodillas lo suficiente, con lo que eran blanco fácil para los defensores.
La fortaleza podía albergar con toda comodidad 1500 hombres y 300 caballos, con recursos suficientes para resistir un largo asedio.
Vista general del patio de armas
Vista aérea del castillo de Salses
Vista parcial del foso y la primera puerta de acceso
Detalle de los arcos interiores que rodean el patio de armas
Vista general del patio de armas
no sirven esas cosas las tumban muy facil
MBAM 23/06/2009 @ 9:35 PM

son puras cosas malas
MBAM 23/06/2009 @ 9:36 PM