Córcega la isla de la belleza0

Córcega, la isla de la belleza

  • Francia

Córcega, una isla situada al sur de la Costa Azul y al norte de Cerdeña. Es un lugar ideal para disfrutar de diversos afluentes, para recorrer zonas verdes únicas y sumergirse en el encanto de una isla, con bellos atractivos y con una importante historia.

La isla es la cuarta más grande del Mar Mediterráneo y desde el año 1768 forma parte del territorio francés. Uno de los personajes más importantes nacidos en esta isla es Napoleón Bonaparte. Son dos los departamentos que se pueden encontrar en ella, “Corsica suprana” y “Corsica suttana”.

Sin duda es un destino donde los bosques son algunos de los lugares más llamativos. Espacios donde los visitantes se pueden escapar para disfrutar de un ambiente distinto.

Córcega tiene una superficie de 8.680 kilómetros cuadrados. Terreno boscoso y montañoso y en la costa sur predominan los acantilados escarpados. Junto con Cerdeña, la isla se sitúa en una micro-placa continental separada de la de Francia y de Italia llamada “bloque corso-sardo”.

Hoy, se conoce a Córcega con el nombre de “Isla de la Belleza”. Gracias a sus mil kilómetros de costas, de los cuales aproximadamente 300 son de arena fina, Córcega es un sitio soñado para los deportistas náuticos, los submarinistas y otros amantes del mar. Pero, Córcega es igualmente una montaña en el mar. Además, a principios del siglo, algunos la habían apodado la isla verde, para diferenciarla de las otras islas mediterráneas, mucho más áridas. En efecto, Córcega, a pesar de su posición meridional y su insolación, es una isla verde.

Entre sus numerosas montañas sobresale Monte Cinto, el pico más alto con 2.706 metros de altitud. Además, hay otros 20 que miden más de 2.000 metros. Las montañas abarcan 2/3 de la isla, formando una única cadena montañosa.

En lo que a bosques se refiere, la superficie es de 8.682 kilómetros cuadrados, siendo aproximadamente 1/5 del total de la isla.

La isla de Córcega es un destino habitual tanto de turistas galos como extranjeros. Otra de las tendencias habituales de los turistas franceses es la de pasar vacaciones Túnez.