El inmortal Can-Can

  • Francia

De movimientos provocativos, patadas altas, alzamiento y movimiento de faldas, es un baile vivaz y de reputación escandalosa. Generalmente, era interpretado por bailarinas de cabaret, uno de sus asiduos clientes era Toulouse-Lautrec, autor de varios sus carteles. El cancán se inició en los salones de baile del proletariado de Montparnasse en París, por el año 1830. Inicialmente el cancán era un baile de parejas con patadas altas y gestos con brazos y piernas. Durante el siglo XIX el baile fue conocido por “chahut” (ruido o alboroto) hasta quedar definitivamente como “cancán” (escándalo).

El coreógrafo francés Pierre Sandrini, creó una revista musical llamada “Cancán Francés” que se presentó en los años veinte en el Moulin Rouge. En 1924 se estrenó en Londres el musical “Can Cán”. Se dice que el baile era muy escandaloso porque en los cabarets se bailaba sin ropa interior, por eso se agitaba el público. Un verdadero escándalo!.

El Cancán en la actualidad se baila en un escenario formando una hilera. Hasta fines del siglo XIX era un baile individual. En el Reino Unido y Estados Unidos adquirió mucha popularidad bailado por mujeres con una coreografía definida. Este estilo de baile se importó nuevamente a Francia en los años veinte, naciendo el Cancán Francés. Los pasos principales son la patada alta (battement), el sucesivo movimiento de pantorrillas con la rodilla levantada (rond de jambe) y el giro sobre una pierna, sosteniendo la otra por el tobillo de forma casi vertical (grand écart). Va acompañado también por gritos, chiflídos y trinos mientras se baila.