El Parque de los Príncipes de París

  • Francia

A pesar del nombre, los aficionados al deporte, especialmente al fútbol y rugby, saben de sobra que el Parque de los Príncipes de París no es ninguno de los espectaculares jardines de la llamada Ciudad de la Luz sino que es el mítico estadio parisino en el que jugaban las selecciones galas de fútbol y rugby así como el PSG.

A pesar que los turistas que llegan a la capital francesa a través de coche, autobús, tren o vuelos a París tienen una larga lista de monumentos que ver, los aficionados al deporte siempre guardan algo de tiempo para ver el Parque de los Príncipes o el Palacio de París-Berçy.

La historia de este campo se remonta a finales del siglo XIX ya que fue creado en 1897, sin embargo, su actual diseño y estructura es de 1972. El estadio se encuentra en el distrito XVI de la capital gala.

El origen del Parque de los Príncipes tiene que ver con la extensión de la muralla parisina que se realizó a mediados del XIX. Una ampliación que llegó incluso a la periferia, atravesando las barriadas de Auteuil y Boulonge, que dan nombre a dos de las zonas del estadio.

Debido a esta ampliación, gran parte de la aristocracia parisina comenzó a descansar a un parque nuevo, que forma parte del bosque de Boulogne, que recibió el nombre de Parque de los Príncipes.

Esta zona verde recreativa comenzó a utilizarse por los jugadores de fútbol y rugby, lo que terminó derivando en la necesidad de construir una instalación para albergar tanto los partidos como a los aficionados que los presenciaban.

Este estadio, cuyo inquilino actual es el Paris St. Germain de fútbol, ha sido sede de dos Mundiales de Fútbol, los celebrados en Francia en 1938 y 1998, y era el hogar de las selecciones galas de fútbol y rugby hasta que en 1998 se inauguró un estadio más moderno y amplio: Stade France, a donde se trasladaron ambos combinados blues.

Este emplazamiento deportivo no es la primera opción de los turistas, pero sí que ha sido escenario de grandes gestas deportivas y suele llamar la atención de todos aquellos aficionados al deporte que acuden a París gracias a las muchas compañías aéreas que operan con la Ciudad de la Luz como es el caso de Ryanair.