Museo Picasso de Antibes0

Museo Picasso de Antibes

  • Francia

Si, cuando hablábamos de la Costa Azul, de su historia y cultura, se quedó en el tintero la mención a esta joya situada en Antibes fue porque el Museo Picasso merece, por sí solo, una entrada especial.
Situado en un marco incomparable, el Castillo Grimaldi, las obras del genial maestro fueron especialmente diseñadas para ocupar su sitio en este edificio “aquí no sólo voy a pintar para mi, voy a decorar el museo”.

Ubicado en un castillo del s. XII, propiedad de la familia Grimaldi desde 1385 y su residencia hasta 1608 en que el edificio pasa a ser propiedad de la Corona, el Museo Picasso de Antibes es un lugar muy especial. Después de haber sido sede del Gobernador, Ayuntamiento y Cuartel del Ejército a lo largo de su historia desde el paso a la Corona, en 1924 el castillo se encontraba en un estado ruinoso y abandonado, cuando se tomó la decisión de convertirlo en Museo de Arqueología. Así el año 1925 el ayuntamiento de Antibes compra al estado el edificio por 80.000 Francos.
Pablo Ruiz PicassoFue en 1946 que Picasso empezó a compartir su residencia entre París y Golfe-Juan cuando se quejó a su amigo Romual Dor de la Souchère de la falta de espacio para poder pintar.

Éste, que era el conservador del Museo de Arqueología, le ofreció trasladar sus talleres de pintura a los espacios libres que había en el inmenso edificio. Al visitar el castillo para preparar el traslado fue cuando, entusiasmado, pronunció la frase antes mencionada, según consta en el libro escrito por la compañera del artista en ese momento Françoise Guilot (Vivre avec Picasso, éditions Calmann-Lévy, 1965).

Entre septiembre y octubre de ese año, el artista, pintó veintidós paneles para el palacio, 23 pinturas y 44 dibujos.
Entre las pinturas, las más célebres son: La Joie de vivre, Satyre, faune et centaure au trident, Le Gobeur d’oursins, La Femme aux oursins, Nature morte à la chouette et aux trois oursins y La Chèvre. Entre los dibujos los más conocidos son Suite Antipolis, les Têtes de faune y les Études pour une figure féminine.

El 22 de septiembre de 1947 se inaugura la Sala Picasso en el primer piso del Castillo.

Cerámica creada en el taller MadouraEl 7 de septiembre de 1948 se amplía la colección con la incorporación de 78 cerámicas que el artista había realizado en el taller Madoura de Vallauris, entre las que destacan Tanagra à l’amphore, Taureau debout, Chouette ovoïde, Échassier, Condor y Cabri couché.

La relación de Picasso con la cerámica había sido muy temprana, pero no fue hasta su visita a Vallauris en verano de 1946, que inicia un ciclo creativo con la misma que ya no le abandonaría nunca.

En el año 1949 se amplía la colección a nuevas salas, con motivo de una exposición de “Tapisseries Françaises” que se realiza en el museo y en 1950 se incorporan dos esculturas del artista: Tête de femme au chignon, creada en el año 1932 y Tête de femme aux grands yeux, creada entre 1931 y 1932.

En 1957 Picasso recibe el título de « Citoyen d’honneur de la ville d’Antibes » y es en 1966 que el Castillo se convierte en Museo Picasso, convirtiéndose Romual Dor en su primer conservador.

Escultura de Picasso en las terrazas del museoEn 1991 una donación de Jaqueline Picasso enriquece la colección con 4 pinturas, 10 dibujos, 2 cerámicas y 6 estampados.

Además de las salas y colecciones de Picasso, que el museo ha ido incrementando con constantes adquisiciones hasta un total de 275 que componen su patrimonio actual, también se pueden encontrar obras de otros importantes artistas, como Nicolas de Staël, Léger, Francis Picabia, Magnelli, Arman, César, Modigliani, Prassinos, Martial, Raysse, Yves Klein, Louis cane, David Hockney, Le Brocquy, Antonio Saura, Raynaud, Brassaï.Balthus, Valls.
También en las terrazas del castillo se pueden admirar esculturas de Joan Miró, Germain Richier, Bernard Pagès y de los hermanos Anne y Patrick Poirier, entre otros.