Descubriendo la gastronomía griega0

Descubriendo la gastronomía griega

  • Grecia

Viajar a Grecia es, en cierto modo, viajar para redescubrir al comida. La gastronomía es una de las cualidades más destacadas de esta cultura mediterránea, y aunque se sustenta sobre los mismos pilares que la dieta española tradicional, resulta más que interesante observar las diferencias entre ambas. “No hay como la gastronomía en Grecia” han terminado afirmando muchos de los turistas que visitan estas tierras. Habrá pues que descubrirlo.

Las hortalizas y verduras se convierten en protagonistas en la dieta de Grecia, por encima incluso de España. Tomate, berenjenas, patatas, judías verdes, cebollas, pimientos, alcachofas y espinacas forman un combo indispensable en cualquier alacena del país heleno, así como las aceitunas. La variedad más valorada se denomina «kalamata», y es habitual descubrirla formando parte de los platos o como acompañamiento.
Muchas de estas verduras vienen condimentadas de una manera fresca: cilantro, pimienta y comino son los nombres favoritos. Así mismo, las salsas también tienen una presencia importante en la cultura alimenticia de Grecia: salsas de tomate, salsa de limón, salsa «avgolemono»…Si eres realmente de esas personas que no pueden vivir sin una salsa, también puedes descubrir en Grecia la conocida Taramasalata con huevas de pescado, cebollas, aceite de oliva y zumo de limón.
El pescado es muy habitual en las zonas de costa. En cuanto a carnes, aunque en la variedad está el gusto, los griegos se decantan por la carne de cordero, que preparan de múltiples maneras. Guisada con verduras o en pan de pita es la presentación más habitual.
Pero si hay un principio nutricional que comparten ambos países, ese es el protagonismo absoluto e indiscutible del aceite de oliva. A los griegos también les encanta. Para freir, para aderezar ensaladas, macerar verduras o simplemente dar ese toque de sabor (y de salud) tan típico. Y no olvidemos los quesos: «feta», «kefalotyri», «kasseri» y «mizithra» son los más comunes, pero Grecia cuenta con hasta 20 variedades de queso con auténtica denominación de origen.

Todos estos ingredientes dan lugar a preparaciones muy típicas que podremos descubrir en cualquier rincón de Grecia. Por ejemplo, uno de los más prototípicos es la Moussaka, una especie de pastel rectangular que al modo de la lasaña alterna capas de carne picada y berenjenas, todo junto a queso gratinado. Se considera que la «moussaka» es el antecedente griego (y más saludable) de la lasaña actual.
Por último, no olvidemos que todos estos manjares vienen regados por uno de los vinos más reconocidos del mundo. Sin importar el lugar en donde nos encontremos, la tradición vinícola se está presente por doquier y con cada comida que degustes descubrirás un nuevo universo de sabores con cada uno de los vinos atuénticamente griegos.