Épiro un paraíso de montañas y playas0

Épiro, un paraíso de montañas y playas

  • Grecia

Los visitantes aventureros pueden encontrar en Épiro un lugar único donde la pasión de disfrutar de un sitio alejado es el mayor descanso que se puede lograr.
El Épiro es la región más montañosa de Grecia ya que gran parte de su territorio está cubierto por la cordillera del Pindo, cuyos montes están tapizados de abundantes bosques y espesa vegetación. Tiene una extensión de 9.203 kilómetros cuadrados y se sitúa en la parte más occidental de la península balcánica.
Sus costas están bañadas por las aguas del mar Jónico.
Es un sitio en el que se puede gozar de una escapada para disfrutar de paisajes que ofrecen las montañas y la suavidad que entregan las arenas de las playas. Propio para un descanso en el que solo se quiera descansar completamente.
Esta región es una de las más tranquilas de Grecia, el Épiro es el sitio perfecto para relajarse y disfrutar de unos días de paz y tranquilidad, disfrutando de playa y montaña.

Según la historia, en el 146 a. C. Épiro se convirtió en parte del Imperio romano. En el siglo IV d. C. pasó al Imperio bizantino. En 1430 El Épiro cayó bajo el poder otomano, que más tarde lo convirtió en parte de un vilayato turco. El distrito al este del río Arta fue cedido por los turcos a Grecia en 1881; al finalizar la primera Guerra Balcánica (1912-1913) se convirtió en parte de la actual Grecia. En 1944, la zona norte del Épiro fue incorporada a Albania.
El Épiro se incorporó a Grecia en 1913, unos ochenta años después que el resto del territorio. En ese momento la población era una amalgama de etnias, idiomas, religiones y costumbres; había griegos, turcos, albaneses, macedonios y pueblos nómadas y, además, cada grupo con sus minorías cristianas o turcas. Si lo tuyo es viajar, y quieres continuar con la aventura después de Épiro, aquí te ofrecemos ofertas de hoteles en Ámsterdam.