Oráculo de Delfos0

Oráculo de Delfos

  • Grecia

Dedicado principalmente al dios Apolo donde se encontraba su centro, el oráculo de Delfos fue un recinto sagrado al que acudían los griegos para preguntar a los dioses sobre cuestiones inquietantes. Situado en Grecia, en el emplazamiento de lo que fue la antigua ciudad llamada Delfos, que ya no existe, al pie del monte Parnaso, en medio de las montañas de la Fócida, a 700 metros sobre el nivel del mar y a 9,5 kilómetros de distancia del golfo de Corinto.

El oráculo de Delfos influyó en gran manera en la colonización de las costas del sur de Italia y de Sicilia. Llegó a ser el centro religioso del mundo helénico.
De las rocas de la montaña brotaban varios manantiales que formaban distintas fuentes. Estaba rodeado de un bosque de laureles consagrados que también estaban consagrados a Apolo.  El nombre de Delfos viene de Delfine, nombre del dragón mitológico que custodiaba el oráculo antes de la llegada de Apolo. A partir del siglo IV a. C., se le empezó a llamar Pitón en lugar de Delfine, aunque en esencia era el mismo personaje. Son dos fases sucesivas de la leyenda. Siguiendo el topónimo de Delfine, al templo de Apolo se le llamó igualmente Delfinion.
Aunque se conoce la existencia del templo, no se conoce ninguna descripción que hable de alguna consulta al oráculo. Ningún autor pagano ha descrito nunca una escena de consulta, ni siquiera Plutarco en su obra Diálogos píticos. Por otra parte los estudios recientes arqueológicos y geológicos hechos en la zona del templo de Apolo aseguran que en la roca no existe la fisura profunda de que se habla en la leyenda.

Si en tus próximas vacaciones lo que quieres es conocer algún país de Latinoamérica seguro que estos vuelos a Guayaquil te ayudarán a decidirte.