Bérgamo – una ciudad llena de historia

  • Italia

No es difícil poder ubicar a la ciudad de Bérgamo ya que la misma ocupa la provincia que lleva su mismo nombre; algo de la historia de esta interesante ciudad menciona a un municipio antiguo que habría sido construido por los romanos, aunque posteriormente fue devastado por parte de Atila en el siglo V.

Posteriormente esta ciudad fue reconstruida, algo que habría tomado un plazo de tiempo que fue del siglo XIII al siglo XV; estando bajo control de Milán posteriormente se convirtió en una ciudad tributaria de Venecia. Las tropas de Napoleón seguidor a ocupar a esta región, hecho que hizo que pasase a mano de Austria, aunque para 1859 nuevamente llegó a formar parte de Italia, una interesante historia que habla de los inicios de Bérgamo, que puedes visitar gracias a estas propuestas con viajar.com hoteles en Florencia.

Para el año de 1156 ya se empezó a acuñar la primera moneda de Bérgamo, algo que fue de beneplácito para Barbarroja, aunque según la historia en ese mismo tiempo se llegó a dar la guerra con Brescia. Bérgamo no tuvo todas las fuerzas y condiciones para poder ganar esta guerra, razón por la cual firma un convenio y acuerdo una semana y media más tarde en donde se proclama su rendición. Pero poco más tarde (para el año 1167) es que nace la conocida Liga Lombarda entre los muros del monasterio Pontida, quienes llegan a combatir con éxito contra las tropas imperiales; lastimosamente en el año de 1191 Brescia llega a tomar control de la situación y obliga a la retirada a estos combatientes.

Luego de esa nefasta guerra, fueron cerca de 3000 vidas las que se perdieron en ambos combates, lo cual llegó a promover que se lleguen a crear lo que se conoció desde ese entonces como la Sociedad del Pueblo, en donde se instauraba un código de leyes y derechos y en donde se intentaba mejorar los diferentes servicios de seguridad a favor de los ciudadanos. Lastimosamente este proyecto no tuvo gran acogida, algo que se debió a que esta Sociedad del Pueblo de Bérgamo no llegó a tener más allá de unas 200 personas que conformaban sus filas.