Cinque Terre0

Cinque Terre

  • Italia

Además, esta región tiene como particularidad el hecho de que por disposición de sus habitantes no está permitido el tránsito de automóviles, lo que resalta su calidad turística.

Uno de los principales atractivos de la Riviera de Levante es Cinque Terre cuyo nombre en español significa Cinco Tierras y hace referencia a los pueblos que conforman su costa.

Monterosso al Mare se sitúa en el centro de un pequeño golfo natural, es la más poblada de las Cinco Tierras y en ella se encuentran las playas más extensas de la región y al oeste Fegina, una expansión turística y de balnearios al que se accede a través de un túnel; allí se ubica, además, la estación de tren.

Sobre un pequeño promontorio y que se inclina hacia el mar se encuentra Vernazza, el segundo pueblo más occidental de las Cinque Terre y sólo accesible por una carretera que desciende desde la vía provincial. A su puerto, en una ensenada natural llegan barcos pequeños y medianos.

Por su parte, Corniglia se sitúa en el centro y es el más pequeño de las cinco pueblos. Ubicado sobre un promontorio de alrededor de cien metros rodeado por viñedos, es el único que no se conecta directamente con el mar. Una larga escalinata conocida como Lardarina o la carretera que conecta con la estación de tren permiten el acceso a esta región.

Manarola es el segundo pueblo más pequeño de las Cinque Terre y se encuentra situado en una colina en el último tramo del río Groppo. Se extiende por el valle, encerrado entre dos espolones rocosos, y desciende hacia el mar hasta albergar un pequeño puerto y sus casas se agrupan a lo largo de la Via di Mezzo.

Al oriente de las cinco tierras se encuentra Riomaggiore. Su centro histórico, cuyo núcleo original data del siglo XIII, se sitúa en el valle del Rio Maggiore, del cual toma su nombre. Sus casas se distribuyen en niveles paralelos que siguen el recorrido del río.

Cabe destacar que el paisaje de Cinque Terre resulta muy particular porque está compuesto por distintos estratos o “terrazas” que descienden hacia el mar y aunque el ser humano ha intervenido el paisaje a lo largo de los siglos, se ha buscado no alterar el equilibrio ecológico a través de una técnica agrícola desarrollada para aprovechar la disposición del terreno.

Además, esta región tiene como particularidad el hecho de que por disposición de sus habitantes no está permitido el tránsito de automóviles, lo que resalta su calidad turística.