La Gastronomía Italiana

  • Italia

Por la diversidad de sus climas, terrenos y geografía, la gastronomía italiana es muy variada. Unificada el año 1861 la variedad cultural de su gente, la influencia extranjera por períodos en su historia han logrado un crisol de sabores.

La cocina italiana, especialmente las de las regiones peninsulares e insulares (centro y sur del país) se ubica dentro de la gastronomía mediterránea replicada en todas partes del mundo. De por sí, la gastronomía italiana es muy conocida en el mundo, platos como la pizza, la pasta y el café son ya su emblema.

También es cierto que en su cocina de fuerte carácter tradicional se encuentra sectorizada por regiones y con una herencia de largas tradiciones, perpetuando recetas antiguas como la polenta, que en la actualidad puede degustarse en cualquier trattoria del norte.

Dentro de su amplia gama de platillos, son cotizados también los elaborados con verduras y hortalizas gozando de cierta atención culinaria y una nueva dimensión gracias a la inclusión de aromas locales. En la cocina italiana se utiliza mucho los platos preparados con setas (por ejemplo, el risotto el risi e bisi veneciano). Las espinacas se integran con las pastas, los calabacines, las alcachofas, los tomates, los fagioli (alubias), el cappon pagro (torta con pescado y verduras cocidas), los minestrones, etc.

Finalmente, encontramos una gran variedad de carnes dentro de la gastronomía italiana, muchas recetas lo incluyen siendo las más famosas: el ossobuco, la bistecca alla florentina de la Toscana, el bollito misto del Piamonte (acompañado con salsa verde). En sopas encontramos la busecca (sopa elaborada con callos de ternera), el vitello tonnato (ternera con atún y anchoas) que son la delicia de los comensales.