Lago Mayor0 1

Lago Mayor

  • Italia

La Isla Bella, con el majestuoso Palacio Borromeo y su jardín a la italiana del periodo barroco, al igual que la Isla de los Pescadores, con un palacio del siglo XVIII y su Jardín Botánico constituyen sitios de interés para los viajeros además de un buen destino turístico para después de disfrutar de unas vacaciones en Roma.

El lago Mayor es un lago alpino que se encuentra en la frontera alpina de Italia y Suiza, entre los Alpes y la llanura padana a unos 50 kilómetros al noroeste de Milán y unos 130, al sur de Zúrich. El 80 por ciento de su superficie corresponde a Italia y el 20, a Suiza. Con una superficie de 212 kilómetros cuadrados es el segundo en extensión del país, antecedido por el lago de Garda. Es un lago glaciar que se formó al final de la última glaciación.
Su perímetro total es de 170 kilómetros, una región, al norte y noroeste, está formado por montañas altas y al sur y sudeste, se ubican valles y colinas. Las montañas que rodean al lago por el norte pertenecen a la parte meridional de los Alpes Lepontinos con cimas de considerable altura: Mottarone, monte Spalavera, monte Limidario al oeste; monte Cimetta y cima de Sassello al norte, y monte Tamaro, monte Lema y monte Nudo al este.
La zona meridional se caracteriza por su relieve ligeramente ondulado, siendo una especie de extensión del valle del Ticino perteneciente a la gran llanura padana. En sus cercanías se encuentran otros lagos de menor superficie también de origen glaciar: el Lago de Orta, el lago Varese, el lago de Monate y el Comabbio.
El litoral del lago es muy regular, siendo su único accidente la presencia del golfo de Verbania. Éste configura su extremo más occidental, con el río Toce como afluente. Además, el lago cuenta con once islas pequeñas: las dos islas de Brissago, tres islotes conocidos como Castelli di Cannero, ya que uno posee una fortificación pequeña, el archipiélago de las islas Borromeas: isla Bella, isla Madre, isla de los Pescadores o isla Superior e isla de San Giovanni.

Se caracteriza por la elegancia de célebres estaciones climáticas. La belleza y variedad del paisaje, convierten a este lago en un atractivo turístico de interés internacional.
Los hermosos pueblos ubicados a sus orillas se destacaron durante la Belle Époque y algunos de ellos conservan aún parte del aspecto de aquellos tiempos. Entre los más recordados se encuentran: Arona, Stresa, Pallanza y su Villa Taranto y en la costa lombarda, Luino y Laveno-Mombello.
La Isla Bella, con el majestuoso Palacio Borromeo y su jardín a la italiana del periodo barroco, al igual que la Isla de los Pescadores, con un palacio del siglo XVIII y su Jardín Botánico constituyen sitios de interés para los viajeros.