Parque nacional del Gran Paraíso0

Parque nacional del Gran Paraíso

  • Italia

El parque nacional del Gran Paraíso es más antiguo y mejor conocido de los parques de su tipo en Italia, al igual que el Parque Nacional de los Abruzos, Lacio y Molise. Su superficie supera las 70 mil hectáreas y la mayor parte del terreno es montañosa.
Fue instituido en 1922 y se extiende por las regiones del Valle de Aosta y Piamonte en los Alpes de Graies. El parque recibe su nombre por la montaña Gran Paradiso, ubicada en el parque. Es un lugar muy visitado por los turistas internacionales que aprovechan las ofertas de vuelos a Roma.
Iniciando el siglo XIX, debido a la práctica frecuente de la caza deportiva y la demanda de partes del cuerpo por la creencia de que eran medicinales, se cazaban grandes cantidades de íbice, especie que sólo sobrevivía en la región de Gran Paraíso. En 1945 sólo quedaban 419 íbices y en la actualidad con el incremento de la protección habitan en dicho terreno casi cuatro mil ejemplares de esta especie.
Debido al alarmante descenso de la población de íbices, Víctor Manuel, que pronto sería rey de Italia, declaró el coto de caza real de Gran Paraíso en 1856. Además, se creó una guardia protectora de la especie. En la actualidad también se protegen otras especies en este terreno.
En 1920 el nieto de Víctor Manuel II, el rey Víctor Manuel III donó 21 kilómetros cuadrados originales del coto y dos años más tarde se creó el parque.

Bosques de laureles y abetos, praderas alpinas, montañas, lagos pueden hallarse en este parque compartido por Italia y Suiza en el que abundan bellos paisajes que ofrecen paz y serenidad a sus visitantes. Este parque es reconocido destino ideal para visitar en cualquier temporada del año, además cuenta con un jardín botánico y museos sobre los primeros habitantes de la zona y la fauna de la región.
Se recomienda visitar lugares como Valle Orce, un lugar colmado de naturaleza; Valle Soana, reconocido por sus bosques y asentamientos antiguos; Gran Nomenon, una de las montañas del parque se caracteriza porque su cima está cubierta por capas de nieve que dan espacio a los pastizales y en la que se puede tener acceso a granjas, praderas y a la nieve. Finalmente, se encuentran el Lago Djouan, de donde se pueden apreciar los glaciares y picos del parque, y Val di Rhemes, reconocido por sus caminos rodeados por glaciares y fáciles de escalar.