Buda de Kamakura, en Tokio

  • Japón

En esta ocasión, seas o no religioso, una de las visitas que nosotros no te diríamos que te perdieras nos llevaría hasta la tierra de Kamakura para conocer en persona a la gran estatua de un buda, el Buda de Kamakura que seguro que no te dejará indiferente porque es muy alto (más de 13 metros) y uno de los lugares más frecuentados por turistas.

El buda de kamakura representa al gran buda Amithabha. Amithabha era un buda celestial descrito en las escrituras de la escuela del Budismo Mahāyāna; es el buda más importante de la secta de la Tierra Pura, una rama del budismo que se practica principalmente en el Este de Asia. De acuerdo con los escritos, Amitābha posee infinitos méritos como resultado de sus buenas acciones en incontables vidas pasadas como un bodhisattva llamado Dharmakara.
La estatua fue construída en 1252 y se ha mantenido perfectamente, aunque con ciertos retoques, sobreviviendo a terremotos, incendios, guerras, etc. Lo más curioso de esta estatua es que puedes entrar dentro de ella porque está hueco. Y por su espalda, porque entras por delante, tienes dos ventanitas por las que puedes ver un poco.

Por supuesto, aparte del Buda de Kamakura podrás encontrarte templos y otro tipo de turismo pero lo realmente importante en esta región es la estatua.