Calle del Barquillo0

Calle del Barquillo

  • Madrid

Otro de los lugares por donde vale la pena dar unos pasos en Madrid es la calle del Barquillo. La vía desemboca en la calle de Alcalá, esquina con el Edificio de las Cariátides y aunque no hay precisión sobre su denominación, se cree que proviene de un barquillo que poseía la Marquesa de las Nieves en los solares cercanos, aunque es poco probable esta etimología debido a que existían denominaciones similares ya desde el siglo XVI.

Desde mediados del siglo XX era una calle referencia para la adquisición de equipos de sonido tanto para los madrileños como para los turistas que se alojan en hoteles en Madrid. Conocida en el siglo XIX por tener instaladas en la calle el circo Paul. Se encuentra el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid. Es una calle transitada y con un referente turístico importante, además, como muchos otros lugares madrileños, tiene una historia atractiva y que vale la pena conocer y profundizar en ella.

Según se conoce en parte de su historia, la calle se formó como un paso de acceso a las eras de Vicálvaro. Se construye en las cercanías la Casa de las Siete Chimeneas. La importancia como vía data del siglo XVII por ser un acceso al monasterio de San Hermenegildo fundado por Bárbara de Braganza.

Las huertas de dicho Monasterio ocupaban el espacio de la actual Plaza del Rey. En el siglo XVIII se construye el Palacio de Buenavista. En la esquina con la calle Amirante se construyó una Carcel Modelo con aforo aproximado de medio millar. El Teatro Infanta Isabel, inaugurado el 9 de febrero de 1907 como Cinema Nacional. En 1929 se instala entre esta calle y la de Alcalá el primer semáforo de Madrid.