Casa de las siete chimeneas

  • Madrid

Esta casa es uno de los pocos vestigios que quedan de la arquitectura civil del siglo XVI en Madrid. Se construyó por los años 1574 y 1577, ya para 1583 la casa se vendió a un comerciante genovés de no muy claros oficios y fue llamada desde entonces “casas de Cataño”. Tres años después este genovés mando ampliar la casa a dos niveles y un tejado curiosamente rematado por siete chimeneas.

De ahí el nombre a la casa y una serie de leyendas nada ciertas. Por ejemplo, se dice que tiene que ver con los siete pecados capitales o que la casa era lugar de reclusión de la hija ilegítima de Felipe II y que rondaba allí su espíritu..

Lo que si es cierto es que en 1590 el Dr. Francisco Sandi y Mesa compró la casa para fundar el mayorazgo de la familia de los Colmenares, luego en 1716 Condes de Polentinos la compraron realizando mejoras en el inmueble construyendo un edificio alterno que hoy queda justo en la calle de Colmenares. Por aquel tiempo vivió allí el famoso Marqués de Esquilache por el cual la gente se amotinó en 1766 yéndose contra la famosa casa.

Ya en 1874 se hizo otra reforma convirtiéndose en la sede del Banco de Castilla, se cambió la fachada, se restauró la casa a su aspecto original conservando sus ampliaciones que embellecieron la edificación.

Por varios años acogió a sedes bancarias y fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1948, nuevamente se reformó en 1957 hasta finalmente quedar hasta la fecha como sede del Ministerio de Educación y Cultura.