Rincones con encanto: Las cuevas de la calle Cuchilleros

  • Madrid

Madrid tiene numerosos rincones con un encanto especial, pero a la hora de comer, o mejor, cenar, el más especial de todos es la calle Cuchilleros.

Situada por debajo de la Plaza Mayor, los locales que allí se encuentran están enclavados en auténticas cuevas, dándole un ambiente único y evocador que, acompañado de una buena gastronomía tradicional, consigue transportarte a otro mundo, a otra época.

En la calle de Cuchilleros hay varios restaurantes, cada uno con su especialidad, aunque en todos sirven multitud de platos y se puede disfrutar de multitud de combinaciones.

Una idea sugerente es acudir en grupo y tomar distintos platos en distintos locales, degustando lo mejor de cada uno.

Pero también se puede ir solo o en pareja y, en éste último caso, se puede dejar una inmejorable impresión en tu acompañante.

Si se desciende por las escaleras de la Plaza Mayor que bajan hasta la calle Cuchilleros, por debajo del “Arco de los Cuchilleros”, el primero que encontrarás es, precisamente, el más famoso de todos, Las Cuevas de Luís Candelas.

Las Cuevas de Luis Candelas

La fama de este restaurante no es solo por la exquisita cocina que se puede degustar sino también por su historia.
Cuenta la historia que el lugar, llamado “Arco de los Cuchilleros” era frecuentado por un bandolero muy conocido llamado Luís Candelas, donde la gente que no era de su entorno lo conocía por Don Luís Álvarez de Cobos.
El Arco de los Cuchilleros era uno de los lugares más frecuentados por el Madrid Castizo de la época, a principios del siglo XIX.

Las correrías duraron hasta que el muchacho se casó, trasladándose a vivir a Zamora.
Sin embargo decidió regresar algún tiempo después, quizás porqué hubiese agotado lo acumulado con sus fechorías, siendo ésta su perdición, pues pronto sería atrapado por la justicia. Corría entonces el año 1837 y su ficha rezaba así:

“Luis Candelas Cagigal, de 28 años, casado, natural de Madrid, con domicilio en Cuchilleros, 1, ladrón profesional, estatura regular, pelo negro, sin redecilla, ojos al pelo, boca grande y mandíbula prominente, bien formado y recio.” (Fuente: sitio Web del restaurante).

Otros restaurantes donde degustar la comida tradicional, tanto madrileña como española o regional, en la calle Cuchilleros, pueden ser el Restaurante Sobrino de Botín, situado en el número 17, y que figura en el libro Guinnes de los Records, por estar catalogado como el restaurante más antiguo del mundo, desdde 1725, o el Cafeeke, en el número 3, y El Cuchi, justo al lado del anterior, compartiendo número, también encontraremos en la otra acera otro restaurante que goza de buen prestigio, el Mesón de los Cuchilleros, situado en el número 10.


Restaurante Sobrino de Botín, el más antiguo del mundo

En la misma calle nos encontramos también con diversas tabernas, donde degustar deliciosas tapas o raciones de la mejor cocina, acompañadas de una buena cerveza o un buen vino.

El singular ambiente de cuevas que encontraremos en estos locales de tapas, combinado con el carácter jovial y castizo de los dueños y camareros, nos dejarán a punto para iniciar una fantástica noche en la movida vida nocturna de la capital.

Entre estas tabernas, aunque no está en la acera de las cuevas, nos encontraremos con la tradicional “La Fontanilla”, una de las más antiguas y típicas de la zona.