Cuscús de verduras y pollo0

Cuscús de verduras y pollo

  • Marruecos

Uno de los platos más conocidos en España de la cocina tradicional de la cocina de Marruecos y Argelia es el cuscús o cous cous, que es un plato que está compuesto por sémola de trigo, aunque en la antigüedad se utilizaba miga de pan. Es una de las recetas más habituales que se pueden degustar durante unas vacaciones en Marruecos.
Para su preparación es importante disponer de un recipiente específico, que está dividido en tres partes: olla grande (donde se cocinan los alimentos), olla mediana (que tiene agujeros en el fondo y está destinada a cocer a vapor el cuscús) y la tapa. Esta olla especial se puede comprar en el zoco de cualquier medina de cualquier de las ciudades de que visitéis en vuestro viaje a Marruecos.
El cuscús es un plato que tradicionalmente se toma para almorzar y que, además de la sémola suele estar acompañado de verduras, carne, pollo y, en muy rara ocasión, con pescado, esto último es muy propio del norte de Marruecos. Lo cierto es que el cuscús varía en función de la región en la que os encontréis.
En cuanto a los ingredientes necesarios para preparar un cuscús de verduras y pollo para cuatro comensales son necesarios los siguientes: Cous cous (250-300 gramos), dos o tres muslos de pollo deshuesados sin piel, dos calabacines pequeños, un pimiento rojo pequeño, una cebolla fresca, un puerro, dos zanahorias no muy grandes, tres dientes de ajo, dos tomates no muy grandes, un trozo de calabaza, un puñado de judías verdes, pimienta negra en grano, comino en grano, una ramita de menta fresca, sal, aceite de oliva virgen extra, agua.

En cuanto a la preparación del plato, primero hay que trocear las verduras en partes pequeñas además de quitar la piel de tomates, zanahorias, calabacines, calabaza, ajos, puerro y cebolla fresca se les quita la piel y, por supuesto, retirar las simientes del pimiento rojo, las puntas e hilos de las judías verdes.
Tras esto, es necesario trocear el pollo y ponerlo en la parte de abajo del recipiente en el que vamos a preparar este plato tan habitual de nuestros días de vacaciones en Marruecos. Se echa un chorro de aceite hasta cubrir el fondo y se caliente el pollo a fuego medio durante cinco minutos.
Pasados estos cinco minutos hay que sacar el pollo y añadir en el recipiente el puerro, la cebolla, el ajo y el pimiento rojo para su rehogado durante otros cinco minutos. Tras ellos, se suman la zanahoria y las judías verdes, que deberán rehogarse otros cinco minutos. Y para finalizar, hay que añadir la calabaza y el calabacín y rehogar durante cinco minutos.
Mientras se van rehogando estos elementos, en paralelo hay que preparar las especies que se van a añadir para lo que es necesario utilizar un mortero, donde se echan los granos de pimienta y comino con un par de pellizcos de sal para machacarlos y, entre otras, se pueden añadir cilantro, tomillo, pimentón, hierbabuena, jengibre, pimienta blanca, albahaca o azafrán.
Después cogemos entre 250 y 300 gramos de cous cous del paquete y lo echamos en un recipiente. A un vaso de agua hay que añadir una cucharada de sal. Se calienta hasta disolver la sala y después de echa en el mismo recipiente donde está el cous cous y se remueve.

El cous cous se depositará en la parte de la olla que tiene agujeros en el fondo para después añadir dos vasos de agua caliente y remover. Durante la cocción es necesario vigilar que no se quede sin caldo, en tal caso, hay que añadir más agua. En cuanto comience a soltar vapor, hay que dejarlo tapado durante otros quince minutos.
Retiramos el recipiente perforado con el cous cous. Removemos este con una cuchara de madera hasta que se suelte. Añadimos un vaso de agua caliente (sin sal) y removemos de nuevo para que se humedezca homogéneamente y quede bien repartido. Volvemos a colocar el recipiente perforado encima de la olla. Dejamos cocer otros quince minutos.
Retiramos el recipiente perforado y removemos el cous cous con una cuchara de madera hasta que se suelte y quede bien repartido. Esta vez no se le echa agua. Volvemos a colocar y dejamos cocer otros quince minutos.
Una vez pasado este tiempo, el cous cous debe estar preparado, por lo que hay que retirar el recipiente perforado, se echa el cous cous en una bandeja honda y se remueve con una cuchara de madera para que el grano quede suelto. Para servir hay que poner en un plato de forma separada una ración de cous cous y una ración de guiso.