Gastronomía marroquí Pastela de pichón0 1

Gastronomía marroquí: Pastela de pichón

  • Marruecos

La variedad gastronómica de Marruecos está considerada de gran riqueza y diversidad, debido a la interacción que ha llegado a tener con otras culturas externas. La cocina marroquí, con excepción de los platos típicos, es una mezcla de otras culturas gastronómicas como las de los bereberes, moriscos, Oriente Medio, mediterráneo y Africano.
La cocina de Marruecos es muy sencilla de realizar tal y como corresponde a las cocinas populares, tiene mucho en común con otras cocinas del Magreb, sin embargo tiene unas características propias ya que es la única de ellas que no ha recibido influencia de la cocina turca, ya que el Imperio Otomano no llegó hasta Marruecos.

Uno de los platos culinarios que se pueden disfrutar durante unas vacaciones en Marruecos es la pastela de pichón, bastil-la o pastel de carne. Un plato que al degustar se pueden comprobar todas las características propias de la cocina marroquí ya que tiene un fuerte sabor a especies, algo muy habitual en la cocina de este país del norte de África.
La bastil-la o pastela oriunda de Marruecos se prepara con pichón, almendras y huevo. Sin embargo, si lo que queréis es hacerla en casa porque os gustó este plato durante el viaje a Marruecos, también se puede sustituir el pichón por otra carne como, por ejemplo, el pollo, aunque no os quedará un pastel muy original.
En cuanto a su preparación es necesario disponer de un pichón por comensal de 400 a 500 gramos la pieza. Para su preparación también son 500 gramos de hojas de bastillas, 150 grms. de mantequilla, 500 gr de cebollas, jengibre en polvo, ramas de azafrán, cilantro, perejil, canela en polvo, 200 gr de azúcar moreno fina, 10 huevos, 250 gr. de almendras peladas, agua de azahar, sal y pimienta.

Para su preparación, los pasos que se recomiendan seguir son los siguientes:
– Pelar y cortar finamente las cebollas y sofríalas ligeramente en una cazuela a fuego suave con 50 g de mantequilla.
– Incorporar los pichones troceados, el jengibre, la canela en polvo, las hebras de azafrán, la sal y la pimienta. Vierta 50 cl de agua y cueza entre 30 y 40 minutos.
– Añadir cilantro y perejil picados, canela en rama, agua de azahar, 150 g de azúcar y déjelo cocer durante 10 minutos más. Retire la carne y deshuésela.
– Reducir la salsa unos 15 minutos e incorpore ocho huevos batidos.
-Tostar y picar las almendras.
– Fundir el resto de la mantequilla y unte con ella la bandeja del horno. Depositar sobre ella un molde circular sin fondo.
– Cubrir con una hoja de masa y disponga otras 4 alrededor, también untadas con mantequilla, de forma que se encabalguen. Extiender la carne en el centro.
– Añadir el huevo cocido con la salsa, después la almendra picada y espolvoree con el azúcar
Separe claras y yemas de los huevos restantes. Colocar sobre el relleno dos hojas de masa.
– Doblar sobre ella las partes que sobresalen y úntelas con yema de huevo.
– Colocar un última hoja de masa sobre la preparación. Pintar con huevo batido.
– Cocer la pastilla en el horno entre dos bandejas a 180ºC unos 10 minutos. Verter mantequilla fundida por encima. Decorar con azúcar glaseado, canela, almendras y hojas de menta o flores de azahar.