La ciudad fortificada de Essaouira0

La ciudad fortificada de Essaouira

  • Marruecos

Si en la anterior entrega hablé de Azemmour, un lugar que todavía estaba por descubrir para el turismo masivo, Essaouira es todo lo contrario. Es uno de los lugares más turísticos de Marruecos y uno de esos sitios a los que hay que viajar para no sólo disfrutar de su playa si no también por su interés cultural y turístico. Por ello, si pasas unas vacaciones en Marruecos debes visitar Essaouira.
Essaouira destaca por tener una zona amurallada y su medina fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001. Está a unos 180 kilómetros de Marrakech y para llegar, si no habéis alquilado un coche, lo podéis hacer en autobús ya que hay varias compañías que cubren la ruta por unos 50 dirhams. El viaje dura aproximadamente unas dos horas y medias.
La ciudad marroquí de Essaouira, que actualmente cuenta con una población de unas 70.000 personas, ha sido lugar de tránsito de muchas civilizaciones, por ello también que ha cambiado varias veces de denominación. De esta forma, la localidad es conocida como Mogdura en portugués, Mogadur en castellano o Mogador en francés.
Su nombre de Essaouira, que significa “lugar fortificado”, procede de sultán alauí Sidi Mohammed Ben Abdallah, que reformó completamente la muralla en 1764. Sin embargo, además de sus murallas y torres de vigilancia, un viaje a Essaouira también pasa por disfrutar de su ciudad antigua, que tiene dos medinas, dos kasbahs y un Mellah (judería).
El lugar también es un paraíso para las personas que quieran disfrutar de la práctica de deportes maríticos como el surf o windsurf. Essaouira, que también es conocida como la ciudad del viento por los alisios que soplan y que provocan un buen oleaje para la práctica del surf. Para ello tendrás que dirigirte a la playa.
Todo viaje a Marruecos debe contar con una parada en Essaouira para poder disfrutar no sólo de sus murallas y playa si no también para poder degustar de pescado recién sacado del mar ya que muchos de sus ciudadanos viven de la pescada. Además, comer pescado resultará muy barato y contribuirá a que reducir los costes del viaje.