Una cita con la historia de Marruecos en Ksar El Kébir0

Una cita con la historia de Marruecos en Ksar-El-Kébir

  • Marruecos

A 36 kilómetros de Asilah y a poco más de 100 de Tánger, cerca de las orillas del río Lucus se encuentra la localidad marroquí de Ksar-El-Kébir, en su denominación francesa, o Alcazarquivir, en castellano. Su nombre significa “Gran Palacio” o “Gran Alcázar” y ha padecido los efectos de la guerra hasta el punto de terminar prácticamente destruida, aunque reconstruida por los españoles tras su ocupación de 1912. Uno de esos lugares que visitar si encuentras un chollo entre las ofertas de viajes.
Esta ciudad del norte de Marruecos, originalmente, fue una colonia griega y cartaginesa, para después caer en las manos del imperio romano y, después, en las bizantinas. Las ruinas romanas de Ksar-El-Kébir todavía se conservan y son uno de los puntos de atracción para los turistas que llegan a esta tranquilidad población marroquí.
Sin embargo uno de los acontecimientos más importantes tanto de la historia de Ksar-El-Kébir como del propio Marruecos fue la llamada Batalla de los Tres Reyes, en la que las fuerzas de ocupación portuguesas se midieron a las de los pretendientes al trono del país norteafricano. El enfrentamiento se produjo un 4 de agosto de 1578 y durante la contienda fallecieron el rey Sebastián de Portugal y los dos sultanes que aspiran al trono alauita.

El rey Sebastián de Portugal, caracterizado por su fanatismo religioso y su espíritu de cruzado, valoró la necesidad de intervenir en Marruecos para restar la influencia otomana en esta zona, porque los turcos eran una amenaza tanto para la costa portuguesa como para sus naves que comerciaban por el Mediterráneo y Atlántico.
La oportunidad de entrar en Marruecos le llegó por invitación de Muley Ahmed, el rey marroquí que había perdido la corona. Sebastián se embarcó en la cruzada, no sin antes garantizarse el apoyo económico de su tío, Felipe II, así como la ayuda logística y militar de los aliados del Sacro Imperio y de otras naciones cristianas.
Desembarcó en Asilah, ciudad que controlaban los portugueses para tener un puerto seguro del que refugiarse del acoso de los piratas. Tras unos días de descanso, ordenó a su ejército de 16.000 soldados marchar hacia Ksar-El-Kébir, donde el 4 de agosto se produjo la famosa Batalla de los Tres Reyes donde murieron tres monarcas: Sebastián de Portugal, su aliado Muley Ahmed y el rival de éste, el sultán Abd el-Malik.
Sin embargo, la muerte del sultán Abd el-Malik no fue hecha pública para evitar la desmoralización de sus tropas que terminarían imponiéndose en esta batalla y la misma guerra.

hola me gusta vuestro stilo de roformas soy extranjerome gustaria daros una oportunedad de negocio u proyecto
mohamed elhatmi 9/03/2012 @ 5:33 PM