Cuetzalan del Progreso0

Cuetzalan del Progreso

  • Mexico

Cuetzalan del Progreso se localiza en el norte del estado de Puebla, muy cerca del límite con Veracruz de Ignacio de la Llave. Limita al norte con Jonotla y Tenampulco; al este, con Ayotoxco de Guerrero y Tlatlauquitepec; al sur, con Zacapoaxtla y al oeste, con Zoquiapan. Tiene una superficie de 135.22 kilómetros cuadrados y supone una interesante excursión para aquellos turistas que están disfrutando de unas vacaciones en Cancún.
El norte de este municipio lo constituye el declive de la Sierra Norte de Puebla, nombre con que se conoce el tramo de la Sierra Madre Oriental en el norte poblano, hacia la Llanura Costera del Golfo. Por el sur, una cadena de cerros atraviesa el municipio de este a oeste, penetrando en el territorio de Tlatlauquitepec. Los picos de estos cerros rebasan los 1.000 metros sobre el nivel del mar y alcanzan altitudes mayores a 2.000 metros sobre el nivel del mar. El declive de la vertiente meridional del municipio es más pronunciada que en la vertiente septentrional, con cerca de 1.200 metros por 9 kilómetros.
El territorio de Cuetzalan es surcado por varias corrientes de agua que forman parte de la cuenca del río Tecolutla, que desemboca en el Golfo de México. Entre éstos se encuentra el río Apulco, que fija el límite del municipio con Zacapoaxtla, Ayotoxco de Guerrero y Tlatlauquitepec. El río Apulco recibe las aguas del río Cuíchatl y del río Zoquiate antes de desembocar en el río Tecolutla.

El relieve del municipio favorece la formación de pequeños saltos que constituyen uno de los principales atractivos turísticos de Cuetzalan. La más concurrida de ellas es la cascada de Las Brisas. Por encontrarse en el declive de la Sierra Madre Oriental hacia la llanura del Golfo, Cuetzalan posee un clima semicálido con lluvias todo el año. Como otras partes de México, Cuetzalan ha perdido los ecosistemas nativos en una buena parte de su superficie.
El bosque mesófilo ha sido sustituido por tierras para cultivo, principalmente de maíz y café. Sin embargo, aún quedan algunas zonas en la ribera del Apulco donde se encuentran especies vegetales como el liquidámbar y el jaboncillo, y animales como el tejón.