El Charro Mexicano0

El Charro Mexicano

  • Mexico

La palabra charro proviene de Basque Txarro que quiere decir persona mala o despreciable. Se refiere a un jinete tradicional mexicano, originario de las regiones del Oeste central primordialmente del  estado de Jalisco, pero también, Zacatecas, Durango, Guanajuato, Morelos y  Puebla. No hay que confundirlo con el vaquero o ranchero que son similares al Charro pero diferentes en la cultura, la etiqueta, el manerismo, la ropa, la tradición y la posición social.
El charro mexicano tradicional es conocido por su ropa colorida y su participación en el coleadero y la charreada, un tipo de rodeo mejicano. La charreada, o corrida, es el deporte nacional de México, y está regulado por el Federación Mexicana de Charrería.
En México, la cultura de la fiesta y del compartir, hicieron del charro un personaje alegre, un tanto fanfarrón y un ente completamente social a diferencia del parco, aunque también machista, vaquero estadounidense.

La influencia de la cultura de la charrería esta presente en el México actual en múltiples expresiones, por ejemplo la palabra lana como sinónimo de dinero ya que la posesión de esta fibra era una suerte de distintivo de las clases dominantes en el campo. Expresiones como “no te bajes del caballo” o sea: “no te rindas”; o bien el dominante “picale” (con las espuelas al caballo) para significar “corre” o “apúrate” son características jergas de los charros. Este “pícale” también ha derivado en “ándale” con la misma función.
El traje de charros reglamentado, que puede ser de faena o de gala, debe ser confeccionado con lana, gamuza o la combinación de ambos materiales. Consta de pantalón, chaquetilla, camisa (en ocasiones chaleco), botines y corbata de rebozo.