Caldo verde, plato nacional

  • Portugal

Además de lo histórico que encierra Portugal en sus edificios y en sus rincones. La gastronomía es otro elemento que hace resaltar a este país. Dentro de las delicias propias de Portugal se puede contar el caldo verde. Un plato que podrás disfrutar en cualquier parte del país, incluso si pasas unas vacaciones en Madeira.

Este caldo es una sopa elaborada de un puré de patatas acompañado de unas tiras de col que le proporcionan el color verde característico, algo de ajo, aceite de oliva y todo ello ligeramente sazonado, pero su combinación proporciona el aroma típico de algunas calles de Lisboa y Oporto. Se cree que el origen es de la comarca del Miño. Esta sopa es conocida también en Brasil.

Este plato suele comerse durante todas las épocas del año, aunque preferiblemente en invierno. Se toma siempre como primer o único plato y se sirve caliente en una especie de cuenco elaborado de barro, llamada tigelas, a la que se suele verter un pequeño hilo de aceite de oliva a modo de decoración junto con unas rodajas de chorizo cocido generalmente con las patatas.

Es muy habitual que en los mercados de la calle haya puestos que sirven este caldo a los viandantes, como comida rápida. En Portugal es posible comprar este caldo en conserva, está disponible en los supermercados.

Algunas de las costumbres que se tienen con el caldo es consumirlo después de medianoche y en plena madrugada durante las fiestas de fin de año. Otra es en las festividades de los santos populares, el caldo verde es un plato obligatorio.

Este plato típico portugués se menciona en la novela de Antonio Tabucchi “La cabeza perdida de Damasceno Monteiro”, en cuya versión original en italiano es denominada “minestra di cavolo verde”, y no parece gustar al protagonista.