Catedral de Braga

  • Portugal

Uno de los templos más importantes del Románico portugués es la Catedral de Braga. Uno de los edificios históricos más importantes de esta ciudad y de Portugal, su historia se remonta a la obra del primer obispo, Pedro de Braga, posteriormente, declarado santo, correspondiendole la restauración de 1070, de la que no se conservan vestigios.

En la Catedral se encuentran las tumbas de Enrique de Borgoña y su mujer, Teresa de León, los condes de Condado Portucalense, padres del rey Alfonso I de Portugal.

Este lugar, cargado de un alto valor religioso e histórico tiene una capilla central en la que sobresalen características principales como una fachada clásica, flanqueada por dos torres campanario donde se abre el portal principal. En el templo se abren tres naves, con seis tramos y con cubierta de madera.

La iglesia posee dos órganos de tubos, ambos completamente funcionales: El órgano del Evangelio, de 1737 y el órgano de la Epístola, de 1739 obra de Simón Fontanes y decorados en talla, autoría de Marceliano de Araújo. Elementos, que sin duda, también son elogiados por los visitantes.

Además del templo principal, la catedral también está conformada por varias capillas más. Entre ellas está la de San Geraldo, de la cual apenas permanece la estructura de las paredes, fue mandada construir por el arzobispo Geraldo de Moissac, en honor de San Nicolás.

La Capilla de los Reyes, con un estilo gótico fue hecha bajo el voto de agradecimiento por la victoria en la Batalla de Aljubarrota, en la cual José I de Portugal, prometió la construcción del Monasterio de Santa María da Vitória da Batalla.

Otras, que tiene igual mucha importancia son la Capilla de Nuestra Señora de la Gloria, la Capilla de Nuestra Señora de la Piedad, Iglesia de la Misericordia de Braga. También son lugares importantes el Claustro y el Carillón.