Monasterio de los Jerónimos de Belém

  • Portugal

Ubicado en el barrio de Belém, en Lisboa, el Monasterio de los Jerónimos de Santa María de Belém, es otra de las joyas arquitectónicas e históricas que se pueden encontrar en Portugal. Es una de las visitas obligatorias para todos los turistas que estén de vacaciones en Lisboa.

Este  monasterio, diseñado en estilo manuelino por el arquitecto Juan de Castillo, fue encargado por el rey Manuel I de Portugal para conmemorar el afortunado regreso de la India de Vasco de Gama, se fundó en 1501 en la antigua ermita fundada por el Infante D. Enrique. La primera etapa constructiva de la iglesia nueva comienza en 1514 y fue ampliándose y modificándose hasta el siglo XX.

El monasterio fue levantado sobre el enclave de la Ermida do Restelo en lo que fue la playa de Restelo, ermita fundada por Enrique el Navegante.

Dentro de las características que encierra el estilo manuelino, están la mezcla de motivos arquitectónicos y decorativos del gótico tardío y del renacimiento. Del monasterio se resaltan los portales principal y lateral, el interior de la iglesia y el magnífico claustro. Las capillas de la iglesia fueron remodeladas en puro estilo renacentista en la segunda mitad del siglo XVI y contienen las arcas funerarias de Manuel I y su familia, además de otros reyes de Portugal.

En los Jerónimos se hallan también las tumbas (neomanuelinas) del navegador Vasco da Gama y el poeta Luís de Camões. En una capilla del claustro descansan, desde 1985, los restos del escritor Fernando Pessoa.

Este monasterio, al igual que la cercana Torre de Belém y el Monumento a los Descubrimientos simboliza la Era de las exploraciones portuguesa y se cuenta entre las principales atracciones turísticas de Lisboa.

Uno de los aspectos que se resaltan de este edificio es que los críticos de arte consideran al monasterio como la joya del estilo manuelino y uno de los monumentos más importantes de Lisboa y Portugal.