La Catedral de Glasgow

También llamada San Kentigern, la Catedral de Glasgow es hoy en día una congregación más importante de la iglesia escocesa. Situada al norte de High Street y acompañada por el cuartel de la Real Infantería, la Catedral es uno de los monumentos históricos más representativos de la ciudad “del estilo” escocés, como muchos llaman a Glasgow.

La historia de la catedral está vinculada directamente con la de la misma ciudad y en la cripta subterránea, según las creencias populares, está enterrado el santo patrón de Glasgow, San Mugno, personaje que construyó la iglesia.
Al entrar en la Catedral, y se observa hacia abajo, se podrá divisar la longitud de la Catedral que, en cifras establecidas es de unos 87 metros de área, 20 metros de amplitud y unos 32 a 34 metros de alta. (105ft). El techo es abierto y construido en madera, como usualmente se hacían los diseños medievales. Gran parte de la madera que encontramos en esta desde el siglo XIV.

La Catedral tiene una de las mejores colecciones de vitrales modernos y casi todos se han instalado desde 1947 hasta hoy: esto sin duda es uno de los componentes que más llama la atención de turistas y reconocidos personajes del arte, quienes interactúan de manera permanente en las visitas guiadas.

Hoy por hoy, la Catedral de Glasgow es una de los más famosos monumentos históricos de todo el Reino Unido y por ende, los turistas que visitan esta ciudad programan la visita en los primeros días de sus visitas. Sin duda alguna la majestuosidad de esta iglesia seguirá atrayendo personas de todo el mundo.