La Gaita escocesa0

La Gaita escocesa

La Gaita escocesa es casi un símbolo nacional y patrimonio de este país en el mundo, existen numerosas festivales dedicados a su música.

Tenemos inicial conocimiento de la existencia de gaitas en losas hititas halladas en Asia Menor que data del año 1000 a. de C. Para  el siglo I de nuestra era, las gaitas  ya existían desde la India hasta España, pasando por Egipto y Francia. También eran muy comunes en las otras Islas Británicas hasta su aparición masiva en Escocia.

Es en Escocia donde surgieron diversos tipos de gaita, siendo  la  “piob-mhor”, o “gran gaita”, la más característica de las Tierras Altas, y la que es hoy un instrumento nacional.  La gaita se toca soplando a pulmón, el fuelle es normalmente de piel de oveja, en la actualidad se fabrica de cuero, caucho o materiales sintéticos.

La melodía se toca con el puntero con lengüeta que viene del  fuelle, con los otros tres roncones que se apoyan en el hombro el gaitero logra producir el bajo que es el acompañamiento de la música.

Son diversos los estilos musicales interpretados con gaitas y se diferencias en las Tierras Altas por ser mayormente dos:  Las marchas y bailes (march, strathspey & reel) cuyas composiciones denotan acontecimientos que transcurrían en la sociedad escocesa sociales o militares, y por otro lado encontramos la variedad “sinfónica” (piobaireachd, pronunciado “pibroj”). A este nivel, la gaita logra armar piezas consideradas la  “música clásica” de la gaita, canciones del folclore de cada país y que lo representan en el mundo una forma artística comparable a la de cualquier otro país. Una característica es que compusieron la mayor parte un siglo antes de que se inventara el piano, y no se encuentran escritas en partitura.