Los Acantilados Blancos de Dover0

Los Acantilados Blancos de Dover

  • Reino Unido

Desde el pueblo de Dover hasta el condado de Kent, de este a oeste se extienden los Acantilados Blancos de Dover, que forman parte de la costa británica frente al estrecho entre Dover y Francia. El famoso acantilado alcanza una altura de 106 metros y su fachada está coloreada de tiza blanca, un blanco puro proporcionado por el carbonato de calcio natural.

Estos acantilados británicos, son un valioso y poderoso símbolo histórico, ya que encaran a la Europa continental por medio de la parte más angosta del Canal de la Mancha, donde a través de toda la historia se han podido presenciar intentos de invasión y en contra de esta guardia natural, de los Acantilados Blancos de Dover.

Los Acantilados Blancos de Dover pueden ser visibles desde Cap Gris, la costa francesa que se ubica al otro extremo del canal, claro está, son visibles únicamente en un día claro. Durante las guerras napoleónicas, se tenia una serie de túneles que abarcaban kilómetros de extensión, sin embargo, estos ya habían sido creados en la Edad Media.

Posterior a las guerras napoleónicas, estos túneles se ampliaron para convertirse túneles secretos de guerra, bajo el castillo de Dover.

Los acantilados presentan erosiones en una tasa promedio anual de un centímetro y en ocasiones, grandes pedazos de los acantilados, hasta metros, caen en el canal sin previo aviso. Por esta razón, a todos los visitantes y turistas se les recomienda estar a por lo menos 5 metros de distancia del borde de los acantilados. Los Acantilados Blancos de Dover son también el refugio y hospedaje de el falmarus y el kittiwake de patas negras, quienes crean sus nidos en la fachada de los acantilados.