En la costa del Mediterráneo Mersin0

En la costa del Mediterráneo, Mersin

  • Turquía

Mersin es una ciudad situada en la costa del Mediterráneo del sur de Turquía y capital de la provincia de Mersin.
La costa de la ciudad ha estado habitada desde el IX milenio a. C. Las excavaciones de John Garstang en el monte Yümüktepe han revelado 23 niveles de ocupación desde el año 6300 a. C. Alrededor del año 4500 a. C., se levantó una fortificación que fue abandonada entre 3200 a. C. y 1200 a. C.
Posteriormente, la ciudad formó parte de numerosos estados y civilizaciones, incluidos los hititas, asirios, persas, griegos, los antiguos macedonios de Alejandro Magno, seléucidas y lágidos. Durante la Antigua Grecia, la ciudad se llamó Zephyrion. Además de su puerto natural y su posición estratégica respecto a las rutas comerciales del sur de Anatolia, la ciudad se benefició del comercio de molibdeno de las cercanas minas de Coreyra; ciertas fuentes de la antigüedad afirmaron que se trataba del mejor molibdeno. La ciudad de Mersin también acuñó su propia moneda.

La región se convirtió en la provincia romana de Cilicia, cuya capital fue Tarso, mientras que la vecina Mersin pasó a ser el puerto principal. La ciudad, cuyo nombre fue latinizado a Zephyrium, volvió a cambiar de nombre para conocerse como Hadrianopolis en honor al emperador Adriano.
Cuando el Imperio romano se dividió en dos, la región quedó en la mitad gobernada desde Bizancio, ciudad que se convirtió en el centro comercial. Este hecho supuso la pérdida del esplendor de Mersin.
La ciudad fue cristianizada pronto y se convirtió en sede episcopal de un obispo. Le Quien (Oriens christianus, II, 883) hace referencia a cuatro obispos de Zephyrion: Aerius, quien presenció el Primer Concilio de Constantinopla, en 381; Zenobius, nestoriano que estuvo en el Segundo Concilio de Constantinopla en 432-434; Hypatius, presente en el Concilio de Calcedonia en 451; y Pedro, en el Concilio Trullano de 692. La ciudad continuó siendo diócesis titular de la Iglesia Católica, Zephyriensis; la sede está vacía desde 1966.
Posteriormente llegaron los árabes, los tuluníes, los selyúcidas, los mongoles, los cruzados, los armenios, los mamelucos y los beyliks de Anatolia, hasta que finalmente fue conquistada por los otomanos en 1473.

Y si en lugar de disfrutar del mar Mediterráneo te apetece conocer el Caribe, siempre puedes pasar unas vacaciones República Dominicana.