Eskişehir0

Eskişehir

  • Turquía

Eskişehir es una ciudad al noroeste de Turquía y la capital de la provincia de Eskişehir. La ciudad se encuentra en el río Porsuk, a una altitud de 790 metros sobre el nivel del mar, dominando el fértil valle de Frigia. En las colinas cercanas existen numerosos manantiales de aguas termales y es un lugar ideal para pasar unas vacaciones baratas en Turquía.
El nombre Eskişehir significa “ciudad vieja” en turco. De hecho, la ciudad se fundó por los frigios hacia el año 1000 a. C. En el museo arqueológico existen numerosos restos y esculturas. También hay un museo de la piedra espuma de mar, utilizada para fabricar excelentes pipas. En el siglo IV d. C. la ciudad se trasladó a unos 10 kilóemtrosm al noreste, desde Karadja Hissar a Shehir Euyuk.
Al igual que muchas ciudades de Anatolia, el cristianismo llegó cuando Constantino el Grande la convirtió en religión oficial del Imperio romano. A principios del siglo IV ya hubo obispos nombrados en Eskişehir. Entonces, la ciudad se conocía como Dorylaeum. Uno de estos obispos, Eusebius, estuvo muy implicado en el desarrollo de los dogmas de la iglesia.
La Eskişehir actual es una de las ciudades industriales más importantes de Turquía. Aunque tradicionalmente dedicada a la molienda de trigo y a la producción de ladrillos, la ciudad sufrió una gran expansión con los talleres ferroviarios en 1894 para las obras de la conexión Berlín-Bagdad. Eskişehir también fue el emplazamiento elegido para la primera industria aeronáutica de Turquía (Centro de mantenimiento y suministro aeronáutico). Su base aérea es la sede de la primera fuerza aérea táctica de Turquía, en el flanco sureste de la OTAN durante la Guerra Fría.

Eskişehir es uno de los centros industriales más grandes de Turquía, con varias industrias modernas dedicadas a la producción de locomotoras, aviones de combate, equipos agrícolas, productos textiles, ladrillos, cemento, productos químicos, espuma de mar procesada y azúcar refinada.
La mayor parte de la ciudad de Eskişehir tuvo que ser reconstruida tras la Guerra de Independencia Turca (1919-1923). Se trata de una ciudad atractiva, pero con escasos restos de la antigüedad. Una de las excepciones es la mezquita de Kursunlu. Cerca de Eskişehir descansan los restos de la antigua ciudad frigia de Dorylaeum. Eskişehir es conocida por los manantiales de aguas termales.
La ciudad cuenta con una población significativa de tártaros. También atrajo a la comunidad de etnia turca que emigró desde Bulgaria y Rumania y que contribuyó al desarrollo de las industrias metalúrgicas de la ciudad.