La maravillosa Mezquita de Selimiye en Turquia0

La maravillosa Mezquita de Selimiye en Turquia

  • Turquía

Mezquita de Selimiye
Poder visitar a la ciudad de Edirme podría ser motivo para intentar conocer a uno de sus monumentos más representativos a la hora de querer disfrutar de un buen turismo en Turquía; esta viene a ser la Mezquita de Selimiye, sitio que según se dice que está lleno de una gran cantidad de sensaciones mágicas para disfrutar.
Según cuenta la historia, esta Mezquita de Selimiye habría sido construida en el año de 1568, habiendo sido terminada unos siete años después. Se dice que para su construcción se llegó a contar con la presencia de 14,000 obreros, siendo una obra arquitectónica que llegó a costar unos 500 millones de monedas en su tiempo.
Quien se encargó de esta obra fue el arquitecto otomano Sinan, quien a sus 80 años de edad ya contaba con una gran experiencia para poder hacerse cargo de la misma, la cual habría sido una de sus más grandiosas obras maestras en comparación a otros proyectos se habría realizado con anterioridad.
La edificación en si llega a contar con un área de construcción de aproximadamente 1620 m², todo ello sobre una extensión de 22,000 m², misma que viene a ser una de las parcelas más grande sobre la que se halla llegado a construir una mezquita. Ya en el interior de esta obra maestra nos encontraremos con su púlpito, mismo que tiene una gran importancia debido a que es una gran pieza hecha en mármol y en donde, sus 25 escalones tallados es lo más preciado por parte de quien llega hacia este lugar.
Mezquita de Selimiye
Dentro de la estructura, diseño y arquitectura con la que fue diseñada Mezquita de Selimiye se dice que la misma, habría contado con un elemento de modernidad muy interesante de ser rescatado. Resulta que en época del invierno, esta mezquita llega a soportar una cantidad impresionante de frío que prácticamente es insoportable, razón por la cual su arquitecto habría decidido instalar un sistema de agua caliente que llegue a pasar por la parte inferior del suelo; con ello se llegaba a conseguir un sistema de calefacción natural, lo cual era beneficioso para aquellas épocas del invierno que hemos comentado. Hacer turismo en esta Mezquita de Selimiye es sin duda una agradable experiencia si hemos decidido ir a Turquía en nuestras próximas vacaciones. Si aún no tienes claro dónde hospedarte cuando viajes a la ciudad turca, mira estas ofertas de hoteles en Estambul.